All Posts in Música

18 enero, 2019 - No Comments!

Al Cien | Para no arruinar el 2019

La noche de Año Viejo tuve que cachetearme a mí misma para aguantar hasta las 12:00 y poder desearles feliz año nuevo a mis amigos. Lo logré, durante 10 minutos, pero lo logré: brindé, di el abrazo y me esforcé en pensar en al menos un deseo para no dejar pasar la oportunidad de comer algunas uvas. Eso no lo logré, probablemente porque el 2018 fue un año tan raro que no me dio tiempo de crearme expectativas para el que venía.

Después me di cuenta que no todos los meses se tiene la oportunidad de empezar de cero y me dispuse a iniciar mi lista de propósitos:

Me voy a poner a dieta.
Ahora sí aprendo a andar en bicicleta.
Adiós a mi coquirri light

Hasta que me di cuenta: ¡eran los mismos propósitos del año pasado!

Y del antepasado, y del de antes de ese… para qué me engañaba un año más, no los iba a cumplir.

Es por eso que mis propósitos del 2019 no se enfocaron solo en mí, sino en un mundo mejor para nosotras; mi mamá, mis hermanas, mis amigas, todas las mujeres que me rodean y también para las que no.

¿Le quieren entrar conmigo?

Apoyar a las mujeres con talento

Creo que aquí todos cojeamos de la misma pata. Sé que, en muchas ocasiones, los proyectos de mujeres no tienen las mismas oportunidades de exposición, y muchas otras veces ni siquiera sabemos que existen.

Escucha a más mujeres, lee a más mujeres, cómprale a más mujeres y si aparte tienes oportunidad de apoyarlas para ser más vistas, también hazlo.

Convivir con mis amigas al menos una vez al mes

Esto aplica para hombres y mujeres también. Muchas veces creemos que es más fácil relacionarnos con hombres pues “hay menos problemas” o “menos drama”, pero no es así, amigos*. Frecuenten más seguido a sus amigas y verán lo chido que es compartir ideas y opiniones desde diferentes puntos, nada tiene que ver el género.

Eliminar al menos una frase machista (al mes) de mi vocabulario

A todos nos pasa y no te hace una mala persona necesariamente. Hay muchas frases que escuchamos toda la vida que nos parecen de lo más normales, pero que no pasa nada tampoco si de una vez por todas vamos acabando con ellas, al menos en nuestro propio vocabulario.

Por ejemplo: “A las mujeres no hay que entenderlas, solo quererlas”. Gracias, amigos. Agradezco que me quieran, pero también agradecería si hicieran un esfuerzo en entenderme.

No juzgar

Criticar es fácil y a veces bien sabroso, pero no es sano para nadie, mucho menos para uno mismo. Recordemos que cada quien es libre de hacer lo que quiere, vestirse como quiere, estar como quiere y vivir como quiere.

Intervenir ante una injusticia

¿A tu vecina le está gritando o golpeando el esposo? ¿Viste cómo atacaron a una chica en la calle? Sé que da miedo intervenir, o es difícil evitar el pensamiento de “a mí qué me importa”, pero todos podríamos contribuir en crear espacios más seguros para todas.

Decir y aceptar un no

Hay tantos “no” que no se aceptan que no sé ni por dónde empezar. Desde el NO al invitar un trago en el bar, hasta el NO cuando preguntas si quieren tener hijos. Nunca pongas en duda un no de alguien más, es decisión de cada quien y a uno le toca aceptar.

Gracias, amigos. si van a unirse a estos propósitos. Si no quieren hacerlo, agradezco si no estorban. Recuerden que hay lugar para todos en el mundo y todos merecemos ser felices, aceptados y apoyados.

Comparto un playlist que me di la libertad de hacer con puras chicas, hay una canción por artista, si les gusta su propuesta síganla:

Aline Flores Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka

*Para más consejos sobre este tema, recomendamos el texto de Roxane Gay "How to be friends with another woman". N. de la E.

5 diciembre, 2018 - No Comments!

Somos Buenas Ondas | Difícil suena mejor

La primera vez que escuché a Pearl Jam fue en 1998, en el mítico Mixup dentro de Plaza del Sol, en Guadalajara. Tenían el disco de Yield en la selección mensual para escuchar. En cuanto sonaron los primeros acordes y la voz de Eddie Vedder en “Brain of J.” mi cerebro explotó.

En esas épocas, y más en casa de la familia Ávila Gómez, comprarse un disco no era una cosa sencilla, tenía que haber un motivo de suficiente peso para efectuar ese gasto no planeado, como un logro académico 🙁  o un cumpleaños, y, lamentablemente, decir que necesitaba escuchar una canción tantas veces como sea posible no era motivo suficiente.

Durante meses tomé un camión o caminé a ese centro comercial con el único objetivo de escuchar esa canción en modo Rainman, hasta que finalmente pasó lo inevitable: me hice mega fan de Pearl Jam.

A riesgo de caer en esta tonta y repetida reflexión de “los tiempos de antes”, creo que el hecho de dedicarle esfuerzo para conocer y escuchar música genera un vínculo emocional diferente con el artista, lo valoras más, te gusta más, te importa más. No es lo mismo ahorrar, ir a una tienda, elegir entre varias opciones y pagar, que simplemente buscar y darle play.

Antes de lapidarme con descalificaciones y actitud anti-hipster, existe un modelo de pensamiento que justo trata de eso. Se llama Fogg Behavior Model.

Con eso podemos explicar además el furor que generan los viniles.

¿Por qué pagar por música que tienes “gratis”?, ¿por qué llenar espacios físicos cuando te caben cientos de miles de canciones en un teléfono?, ¿por qué ir a tiendas cuando todo está en línea?

Parafraseando a JFK:

“Elegimos escuchar en vinil no porque sea fácil sino porque es difícil.”

Mejor conocido como "ese" enamorado de Marilyn Monroe

El vinil representa (ahora, antes era la única opción: aclaro) ese esfuerzo que se necesita para vincularte realmente con la música.

Tengo algunos motivos por los que me encantan y por los que no me duele (tanto) gastar mi dinero en discos (sin logros académicos ni cumpleaños):

 

El arte del disco

Estoy seguro que si escuchas música en YouTube o en algún otro streaming desconoces la portada, o si la viste, fue tan diminuta que no supiste si el billete de Nevermind es un dólar o un Benito Juárez. Apreciar el gran trabajo de arte de muchas portadas, tamaño 30 x 30, vale la pena.

El proceso

Sacar el disco del mueble, tomar el acetato, darle su limpiadita, ponerlo en la tornamesa, acomodar la aguja. No es difícil, pero tampoco es poner play y dejar corriendo lo que el algoritmo quiere que escuches.

Escuchar discos completos

El fenómeno de las canciones a 1 dólar generó que pocos sean los discos que disfrutas de la canción uno a la 10, o que dejes correr completos. Casi siempre caemos en los cómodos y muchas veces fabulosos playlists. Una cosa no está peleada con la otra, pero hay álbumes que vale la pena dejarlos correr, y eso casi no sucede.

El apego físico

Tener un disco suena básico, pero la sensación de tenerlo físicamente es muy distinta. Muchas veces tuviste que elegir entre varias opciones, esperar a que llegara, cargarlo por un tiempo, heredarlo o simplemente gastar lo que cuestan mínimo 4 meses de Spotify en “solamente” 12 canciones.

El sonido

Sí, amigos, suena diferente, y no es sólo el “gis”, y si tienes un buen equipo de sonido lo notarás aún más. La música digital, en su mayoría es una compresión, es una maleta que tiene que pesar 10 kilos, entonces le quitaron los calzones extra, el impermeable, los recuerditos, el libro, la camisa para salir, y dejaron lo básico para sobrevivir un viaje y no pagar más.

Hagan la prueba, “pinches hipsters”.

Hipster Ávila

Twitter: @yucaavila

Instagram: @yucaavila

12 septiembre, 2018 - No Comments!

Anuma | Mi primer concierto

Recuerdo perfecto la primera vez que fui a un concierto.

Era un Expo Rock a principios de los 2000 y se presentaron La Gusana Ciega y Zurdok (entre otras bandas que ya no recuerdo). Me acompañaron mis papás, pero por un momento me dejaron “libre” en lo que yo disfrutaba ver cómo tocaban las canciones que veía semana a semana en MTV. Fue de las cosas más emocionantes que me pasaron en esos años.

Mi segundo acercamiento con la música en vivo fue cuando mi hermano me llevó a una pequeña tocada en un foro que existía en la colonia Americana, que se llamaba La Puerta 22. En ese tiempo me la pasaba escuchando en mi cuarto de adolescente a bandas como The Get Up Kids, Jimmy Eat World, Saves the Day (bueno, bueno, aún sigo escuchándolas, la netflix) y todas esas bandas de los Punk o Rama y compilados de la Epitaph. Me dijo mi hermano: “Te voy a llevar a ver a bandas que tocan el estilo de música que te gusta”, tramitó el permiso con mis papás (porque aún no cumplía la mayoría de edad) y nos llevaron a la tocada. Creo que me quedé aún más impresionada con ese evento, porque era justo la música que yo escuchaba, ejecutada por gente mucho más cercana a mí, gente que tenía los mismos gustos musicales que yo. Recuerdo que pensé “Wow, quiero vivir esto siempre”. Esa vez tocaron Diario en Llamas y Thermo. Desde ese momento, intentaba ir a todos los conciertos en los que estuvieran ellos y que me dejaran ir mis papás. Empecé a conocer a más bandas, de otros géneros, de otros estados y de otros países. En la mayoría no me dejaban entrar, pero disfrutaba mucho estar ahí en ese momento y por lo menos escuchar la música desde afuera.

Hasta la fecha, lo que más disfruto hacer los fines de semana es ir a conciertos. Hace poco vi a otra de mis bandas favoritas de esa época y qué increíble sentimiento es. Vale la pena viajar a otra ciudad si es necesario, desvelarte y regresar cansada a trabajar por 2 horas de euforia, de emoción y de cantar canciones que marcaron muchos años de tu vida.

Estar del otro lado del escenario es otra historia.

La primera vez que toqué en vivo no fue tan bonito. Más bien fue todo lo contrario: sonaba horrible, todos nos equivocamos, fueron sólo 5 personas a vernos. Tocamos covers de Deftones y Nirvana (ay, qué oso, ya hasta lo había olvidado, no sé ni por qué se los estoy contando). Afortunadamente, de los errores se aprende, no hubo otra con ese nivel tan malo, y decidí nunca más estar en una banda de covers.

Siempre me ha costado trabajo eso de tocar en vivo. Escucharte en situaciones diferentes a las del ensayo es difícil, lograr hacer versiones en vivo que suenen igual o mejor que las grabaciones a veces parece una misión imposible. No hay lugar para los errores, para repetir tomas, para decirle a la gente “ay perdón, aquí va de nuevo”. En mi caso, sólo he estado en bares y foros pequeños, pero también requiere de mucha preparación. Y siempre habrá imprevistos, siempre habrá alguna falla técnica; creo que incluso grandes artistas siguen teniendo equivocaciones en vivo. Sin embargo, es parte de la magia de un concierto. Vale la pena compartir con más personas esas canciones que de alguna u otra manera se crearon para algún propósito, desde simplemente divertir o bailar, hasta hablar de temas políticos o sociales.

No importa si es un escenario pequeño o un estadio, por un par de horas existe una conexión especial con la gente que está en ese lugar, a veces hasta me pareciera que el tiempo se detiene por esos momentos y nada más importa, sólo sentir la música.

El año pasado, un amigo me dijo que nos juntáramos a tocar con otros dos, “a ver qué sale”. Y resulta que la hemos pasado muy bien, nos divertimos mucho haciendo música y este sábado 15 de septiembre será la primera vez que nos presentamos en vivo. Qué nervios, hace un par de años que no lo hago.

Si les da curiosidad, pueden ir a escucharnos en el Palíndromo, Gdl.

Aquí les dejo el link de evento:

https://www.facebook.com/events/422782498213528/

 

Jeka

Instagram: @jekaspita

23 agosto, 2018 - No Comments!

La 411 | Brínquele, compa

Era el año de 1999.

El mundo se preparaba ante la llegada del Y2K, los chicos cool utilizaban gorras rojas con puffy jackets, los Backstreet Boys nos cantaban “Lo quiero de esa manera” y Will Smith ya tenía planeado su Willenium. Con todas esas señales, era inequívoco pensar que el mundo se acabaría exactamente el primer segundo del 2000.

Y en medio de todo eso, mis días transcurrían entre encontrar nuevos spots para skatear, practicar un truco una y otra vez, y buscar inspiración en videos de skate.

Es decir, el típico retrato de un skato adolescente.

El tiempo pasó como una estrella fugaz, y nuestro amor falleció… ehm, el punto es que hoy, transcurridos casi 20 años, el skateboarding, esa curiosa actividad que en su momento tuvo un papel importante en mi vida, volvió.

La universidad, otras responsabilidades y, sobretodo el tiempo, hicieron que arrumbara mi tabla en el clóset, donde celosamente me veía cada vez que sacaba alguna prenda. Fue entonces cuando Elías, un compilla aferrado del skate y colaborador de YuJo!, me propuso desempolvar esa tabla y los recuerdos.

Fuimos al Parque Ávila Camacho.

Aún recuerdo la última vez que visité ese skate park. No había monolitos sosteniendo y esperando el gran símbolo de la prosperidad en nuestra ciudad: el monoriel. Muchas viviendas han sido reemplazadas por negocios, y sobretodo, mis células se renovaban más velozmente.

Elías, con toda la confianza de alguien que nunca soltó la tabla, intentaba trucos temerarios en el cajón. Crooked grind shove it out. Frontside boardslide en el riel o un threesixty flip para calentar. Mientras, yo buscaba un lugar seguro para colocar mi teléfono y cartera.

Conforme la sesión avanzaba, la seguridad fue volviendo y varias preguntas me atacaron. ¿Cómo me atrevía a lanzarme a gran velocidad contra un bloque de concreto? ¿Cómo sobrevivía horas bajo el sol sin importarme nada? ¿Cómo me aferraba a intentar un truco una y otra vez hasta que salía?

Finalmente, llegó la primera caída. Al intentar dar una vuelta, la tabla giró más rápido de lo esperado y mi cuerpo se proyectó contra el pavimento. La primera protección fue mi muñeca. Estoy casi seguro que algo le pasó porque aún escribo estas líneas con cierta molestia, pero lo que siguió compensó todo.

Parte del espíritu skate es buscar retos en tu entorno. Fue así como encontramos un tronco y lo colocamos a la mitad de la pista. Primer acto: no llevaba suficiente velocidad para brincar el obstáculo. Segundo acto: llevaba demasiada velocidad para brincarlo. Tercer acto: me suspendí por el aire unas milésimas de segundo para un preciso ollie; tiempo suficiente para recordar la levedad de aquellos días en los que la mayor preocupación era terminar la guía derecho a examen de español.

Si la felicidad se presenta en muchas maneras e intensidades, para muchos esto puede ser sinónimo de una ida al centro comercial o una grandiosa comida con mucha bebida. ¿O qué tal esa sensación de entrar a la cama con sábanas limpias? Sin embargo, ésta también depende de saber apreciarla. Para mi Yo de hace casi 20 años era poder andar en la calle buscando el spot perfecto, sin necesidad de preocuparme por el celular o la cartera.

Gustavo Ramírez

Envío de enlaces de videos de Sonic Youth o Tony Hawke: gustavo@yujo.com.mx

6 junio, 2018 - No Comments!

Anuma | Ladies don’t play guitar

El otro día Abril compartió un artículo de la revista Rolling Stone que me pareció muy interesante. Hablaba del rumor sobre la disminución de las ventas de guitarras. Y resulta que no es exactamente así. Al parecer, cuando la marca Gibson se declaró en bancarrota (principalmente por problemas de deudas, no porque no vendieran), la prensa empezó a especular que era el “fin de las guitarras”. Resulta que hay muchos factores detrás de esto. Un ejemplo es que las tiendas físicas de instrumentos musicales también han sufrido una caída en sus ventas, por el aumento de ventas en línea. Creo que más bien ya son otros tiempos, hay otros géneros musicales que no hacen uso de grandes solos de guitarra, y obviamente la era digital en la que vivimos influye mucho. Pero un dato que me pareció muy curioso es que, según Fender, sus ventas en Estados Unidos han aumento en los últimos años, y en gran parte se debe a que se han enfocado en hacer mercadotecnia dirigida a un público más joven e incluyente. Haré énfasis en lo de incluyente, pues en una encuesta realizada por ellos, encontraron que el 50% de su mercado son mujeres.

¿O sea la MITAD de sus ventas, así como las mujeres son la MITAD de la población mundial?

El artículo antes mencionado decía que un gran porcentaje de personas que empiezan a tocar algún instrumento lo abandonan al año. Recordé justo cuando empecé a tocar guitarra. No crean que sé mucho, pero probablemente, si no hubiera tenido la suerte de encontrarme con una baterista y una guitarrista/bajista, lo hubiera abandonado al poco tiempo. Apenas y sabíamos tocar unos acordes, pero hacíamos canciones que nos divertían.

Sería bueno hacer una encuesta en México de la cantidad de mujeres que toquen algún instrumento, aunque me imagino que es un panorama muy diferente al 50-50 que menciona Fender en el país vecino. Según un estudio del INEGI (2014), en México 93 de cada 100 músicos son hombres, y sólo 7 son mujeres. Creo que en 4 años debe haber por lo menos un ligero cambio en esas cifras, sin embargo esto me lleva a pensar que si hubiera aún más mujeres en la música (me refiero a géneros fuera del pop), sería otra historia. Y es que, por ejemplo, con las chicas de YuJo! hemos formado una especie de hermandad, nos compartimos consejos, reímos y lloramos; ni siquiera sé cómo describirlo, pero es algo que sólo pasa entre mujeres y que me hacía falta.

Así, pero en Caji

Yo era de esas que decía “yo no tengo muchas amigas mujeres porque no me llevo bien con ellas”, y desde hace unos años he luchado conmigo misma para cambiar esa mentalidad. Claro que las pocas que tengo las mantengo como mi más grande tesoro de amistad, pero creo que la mayoría de mis amigos más cercanos han sido hombres (con los cuales también me divierto a montones y quiero como a mi familia). Aún así, creo que no hubiera sido lo mismo si hubiera empezado a formar una banda integrada sólo por hombres.

Algunas de las preguntas que nos hacían con frecuencia en la banda en la que tocaba eran: “¿qué se siente ser mujer y estar en la escena?, ¿a qué retos se enfrentan como mujer?”, y cada vez que nos preguntaban ese tipo de cosas, no podía evitar sentirme extraña. ¿Por qué tendría que ser diferente, y por qué tendría que enfrentarme a más retos que los hombres? Pero pues sí, sí pasa. Donde más he batallado es en las tiendas de música. Creen que sólo vas a comprarle cosas al novio, o te tratan de manera condescendiente. Y en general, el mercado al que se dirigen las marcas de instrumentos y tiendas, son los hombres. El jefe de marketing de Fender dijo en una entrevista:

I think the biggest compliment that we could pay any artist is to look at them with the same level of investment, the same level of perspective and support, whether they’re male or female.

Y es exactamente el punto de todo esto. Para mí no se trata de segmentar la música, ni de bandas de chicas aquí y bandas de hombres allá, ni de tocar únicamente con mujeres. Y tampoco es que prefiera tocar con unos ni con otros, ni unos son mejores ni peores. Ni de sólo cubrir cuotas de género como sucede en algunas empresas.

Tal vez ustedes, lectores, sean de esas buenas personas que siempre han escuchado música con mujeres, y conocen a cientos de mujeres bateristas, guitarristas, bajistas, tecladistas, (vocalistas ni se diga). Pero aún hay un largo camino por recorrer. Hasta hace muy poco tiempo, las revistas especializadas de música usaban mujeres en bikini, con guitarra en medio, para sus portadas como si se tratara de un taller mecánico. Apenas en el 2016 decidieron que era “anticuado y ofensivo”. Cuando apareció St. Vicent en la portada de Guitar World,  issue de enero del 2017, aprovechó para burlarse justo de eso. Pero aún así, sus lectores no dejan de hacer comentarios machistas al respecto, basta con ver en la publicación de Facebook de esa portada para darse cuenta de cómo a algunos hombres les dolió que hayan puesto a una mujer.

Cada vez veo más proyectos musicales liderados por mujeres, o con alguna integrante mujer. Y aunque siempre ha habido muchas bandas con chicas, creo que en los últimos años hay un gran incremento. Un tema que también se ha puesto sobre la mesa recientemente es el de las pocas mujeres que hay en los carteles de festivales. Según Pitchfork, en el 2017 el 74% de los lineups fueron artistas hombres, el 14% mujeres, y el 12% actos mixtos. Ya hemos visto (pocos) avances en eso, pero por lo menos sí han incrementado el número de artistas mujeres en algunos festivales.

Hay mujeres que están haciendo cosas increíbles en todos los géneros y en las diferentes áreas de la industria musical (composición, ingeniería en audio, producción, management, etc.). Y falta reconocer ese trabajo cuando está bien hecho, no porque sean especiales, sino porque debe dejar de ser un ámbito en el que todo era para hombres porque pensaban que sólo ellos se interesaban. Algo similar ha pasado en el mercado de los automóviles: algunas marcas empezaron a dirigirse más a las mujeres y aumentaron sus ventas. Cuando salió Wonder Woman, muchísimas niñas empezaron a interesarse más en los súper héroes y en los cómics. En la música, según algunos medios, gracias a Taylor Swift ha aumentado la venta de guitarras porque niñas y adolescentes quieren aprender a tocarla.

Podrían pensar: ¡pues claro que era dirigido a los hombres!, porque efectivamente era su mercado meta más grande, ¿y cómo le llegas a los hombres? Hablando en su idioma: mujeres en bikini, que todo se vea rudo y picudo.

¿Y esa es la única forma en que se pueden comunicar?

Y a pesar de eso, siempre ha habido mujeres en la música. Pero, ¿cuántas no se habrán detenido de aprender a tocar algún instrumento porque no era algo digno de una “señorita”? Tal vez habrá otras que sí aprendieron, les gustó, pero no encontraron un medio para seguir desarrollándolo u otras chicas con quién compartir ese gusto.

Afortunadamente los tiempos cambian, y poco a poco hay más tutoriales, videos y páginas para todos, con un manejo de lenguaje más neutral. Sin embargo, no olvidemos que los diferentes espacios, revistas de música, tiendas, estudios, plataformas y foros sean más incluyentes, que no importe el género, sexualidad o gustos. Se debe fomentar la diversidad, igualdad y que se hagan las cosas desde otras perspectivas.

 

Jeka

Instagram: @jekaspita

30 mayo, 2018 - No Comments!

Piña fresca | Lo que se dice musicología

¿Alguna vez has sentido que una canción habla exactamente de lo que estás sintiendo o lo que te está pasando en ese momento? ¿Coincidencia? No lo creo.

Al igual que las estrellas, la música marca lo que somos. Si ya estás cansado de que la astrología te diga quién eres y de quién te puedes enamorar o no,  pero sigues teniendo curiosidad de conocer su destino, identificar tu personalidad o pronosticar uno que otro suceso de tu vida, ¡no busques más al psicólogo, no lo necesitas! Aquí está tu respuesta y para demostrarlo, he hecho un extenso estudio sobre la influencia vital que tiene cada éxito musical en mi fecha de cumpleaños.

Yo sé que no puedes esperar más y necesitas tener toda esta información a tu alcance, y de pasada hacer un lindo viaje musical en el tiempo, así que mientras te comparto mi investigación, puedes ir haciendo la tuya.

Lo único que necesitas es::

  • Tener internet a la mano.
  • Entrar a https://www.billboard.com/charts/hot-100
  • Insertar  tu fecha de nacimiento
  • Identificar la canción con la que hagas clic del top ten.
  • Cambiar al siguiente año de la misma fecha.
  • Repetir hasta el año actual.

Advertencia: Puede que no hagas clic con ninguna canción. Eso no significa que no tenga nada que ver en tu vida. En este caso, puedes ver el video de la posición no. 1 e identificar las predicciones que tiene para ti —o simplemente pasar un buen rato—.

También hay que tener cuidado: si te encuentras muy perceptivo, es probable que la canción te remonte a momentos que creías perdidos en tu memoria y sientas una necesidad desenfrenada de seguirte de largo con canciones que te gustaban de la época, y no puedas parar hasta desembocar en nostalgia. Para evitarlo, te sugiero trabajar tu fuerza de voluntad y limitarte sólo al top ten. O si la moderación no es lo tuyo, puedes hacerlo en compañía de tus amigos e intercambiar descubrimientos de sus personas, en una de ésas  encuentras al amor de tu vida.

Dicho todo esto podemos comenzar.

Protip: dale play a esta lista mientras lees, para sentir la vibra

Hay que identificar que en los primeros 3 años no estamos muy conscientes de nuestra condición, pero es importante tomarlos en cuenta ya que definen aspectos inevitables de nuestra persona, así como una que otra predicción dependiendo lo bien que puedas identificarla en el futuro. Si gustas, puedes apoyarte con un poco de sugestión.

El primer éxito señala la atracción por el polo opuesto, o viéndolo desde otra perspectiva, a dar la contraria. Pero lo realmente importante y curioso aquí es la gran capacidad predictiva del primer bloque. El segundo éxito nos define muy bien en este 2018. Como pueden ver en su maravilloso video, el cabello blanco con tez morena era una moda que desearía probar eventualmente. Así como desde entonces el 2018 anunció sus intenciones con el infernal calor que estamos sufriendo en la zona metropolitana. Del tercer éxito no quisiera alardear mucho pero lo marcan las ondas musicales.

Este bloque tiene que ver con tu formación sentimental y desarrollo social.

He de confesar que tuve mi primer recaída de nostalgia en ésta etapa con “I will always love you”, porque es mi canción favorita para poner en la rocola de los tacos y entretener a mi familia con mi ridiculez. Descubrí que soy una romántica empedernida con tendencia al drama. A veces más ridícula (cual Britney rapada) que otras, pero qué les puedo decir, el primer paso es identificarlo. También veo una esperanza con el video de Usher de que todo eventualmente será abundancia. Por otro lado y no menos importante, identifiqué el creeping que actualmente es una de las actividades favoritas de la humanidad. Yo, por ejemplo, soy fan de sus historias, amigos, nunca me den banamex.

 

Esta etapa puede ser confusa  ya que coincide con la adolescencia, generalmente carece de predicciones ya que ni nosotros sabemos qué está pasando. Pero puedes guiarte por la situación social que representa para ayudarte a reflexionar qué tan nefastos fuimos 🙂

Vaya que hay variedad. Desde Savage Garden hasta The All-American Rejects es una clara evidencia de mi incapacidad para definir “mi estilo de hombre”. Aunque he de admitir que sí me inclino un poco hacia Lenny Kravitz. En general creo que “I’m with you” es lo más representativo de este bloque: adolescencia incomprendida, quiere ser punk pero no le sale, rechazo a la feminidad para ser “cool”, entre otras cosas que se fueron resolviendo por ahí del quinto bloque. GRACIAS A DIOS.

 

 

“Single ladies” marcó el momento exacto en el que iniciaría toda mi carrera como esquivadora de ramos, de 9 años a la fecha. Así como "Tik Tok”, representa mi filosofía de vida durante los veintitantos: “Ain’t got a care in the world, but got plenty of beer. Ain’t got no money in my pocket, but I’m already here”. “Hey Ho”, parteaguas de la influencia hipster que se apoderó de mí y mi gusto por las lucecitas navideñas en TODOS los lugares que se puedan. Lo chido fue cerrar el bloque con lecciones de vida “Let her/him go and shake it off”.

 

Seguramente habrá quien pueda llegar a desbloquear más bloques musicales de diferentes etapas de la vida, pero yo apenas estoy viviendo este. Y como último afortunadamente viene con muchas respuestas, cambios, encuentros y aprendizajes.

Entre muchos otros aprendizajes está la importancia del pedir perdón cuando la cagas que nos enseña Justin Bieber. También está “Closer”, que me enseñó que puede haber hasta 10 versiones de la misma persona (canción), dependiendo de a quién quiera agradar (quien la cante) y no necesariamente ser algo malo. De hecho ,si te lo propones bien, te hace popular. Y para terminar Dua Lipa representa mi reencuentro con mi lado femenino y la importancia de apoyarnos entre amigas, sobre todo a recordar que puede que a él no le gustes tanto, pero que lo importante es que tú sí te gustes y mucho.

Si llegaste hasta aquí, ¡felicidades! Tienes fervientes ganas de procrastinar un rato. Ahora puedes retomar lo realmente importante de tu día. Pero no te preocupes, te llevas contigo datos random de mi vida que igual podrían coincidir con los tuyos y hacerte pasar un buen rato. Y si no, no te preocupes, seguro te divertirás descubriendo tu propio timeline musical.

 

Andrea Odelap

Instagram: @andreaodelap

Vimeo: @andreaodelap

 

P.D. Lo siento por Abril, ella sí tuvo que leerlo sin ganas de procrastinar, posiblemente sin coincidir y no sabemos si se divertirá descubriendo su propio timeline, pero espero que sí a alguna de las anteriores.

17 mayo, 2018 - No Comments!

Especialidad, brother | Pare de sufrir

Buenas tardes, ¿cómo le puedo ayudar hoy? ¿Se peleó con todos sus amigos por defender/atacar a Ya Sabe Quién? ¡No me diga!, bueno, es muy común en está época. ¿La ola de inseguridad primero le tocó los pies y ahora amenaza con arrastrarlo mar adentro? No tema, todos estamos igual. ¿La edad adulta no es lo que se esperaba? Claro, pero a fin de cuentas tener un ideal es el caldo de cultivo perfecto para una meta no cumplida. ¿Cierto?

No se preocupe, su cuadro sintomático es propio de ese padecimiento que afecta a los llamados millennials. Por fortuna, existe un tratamiento que no tiene ningún respaldo científico pero de alguna forma lo hará sentir mejor —casi como la homeopatía. Nada más siga estas simples receta. No doy factura.

Advertencia: puede que sea alérgico a alguno de los siguientes componentes.

 

Gustavo Ramírez

Para solicitar recetas personalizadas y de drogas restringidas: gustavo@yujo.com.mx

21 febrero, 2018 - No Comments!

La Opinión Que No Pediste | Lo bailado nadie nos lo quita

“Defiende tu punto de vista” es la frase que me ha regido desde que tengo uso de razón. Como buen abogado, mi papá nos inculcó siempre, a mi hermana y a mí, que nos aferráramos a nuestras creencias, y que poco importaba lo que nos dijeran los demás. Con fundamentos, respeto y educación, siempre debíamos defender nuestro punto de vista.

(Yuca: Por el bien común, ya no es necesario que continúes leyendo.)

Los años pasaron y ahora me pide que me siente con él a escuchar a David Bowie, "Sweet Home Alabama" de Lynyrd Skynyrd, o los eternos conciertos de Peter Gabriel para que, según él, escuche buena música, no como ese reguetón que tanto defiendo… Estoy segura que ahora se arrepiente de haber hecho tanto énfasis en esa parte de mi educación, já.

Ya que lo mencioné: paren ya por favor todo el hate a este género musical. En verdad, qué disgusto sólo recibir como respuesta una mueca de repugnancia cada que digo que sí me gusta el reguetón. ¡DÍMELO PAPI!

Ojo, amigos, mi objetivo está lejos de tratar de convencerlos de que amen perdidamente a Nicky Jam o que se bajen la discografía completa de Daddy Yankee. Sé que a la gente puede no gustarle, y lo entiendo y respeto profundamente. Lo que sí me cuesta entender es ¿por qué la aversión?, ¿por qué el reguetón es objeto de nuestro odio?

Lo que sí quiero hacer, es darles la opinión —que no pidieron— sobre por qué el reguetón no es lo peor que hay en el planeta, por qué lo considero sensacional y por qué me gusta bailar cuando suena el dembow.

gg

Primero, lo primero: brevísimo marco histórico y social. El reguetón nació por ahí de los 90 en las calles más marginadas de Puerto Rico y Panamá. Los jóvenes de esos barrios comenzaron a hacer música clandestina en donde hablaban de su día a día. ¿Qué era eso? Sexo, drogas, violencia, y la importancia del dinero. No busco justificar nada, pero creo que es importante tener en mente cómo nació y por qué es como es. ¿No les parece que es normal que los jóvenes busquen expresarse y manifestar la realidad que viven?

La razón más frecuente que me da la gente cuando les pregunto que por qué no les gusta el reguetón, es “porque sólo habla de sexo y es muy machista y misógino”, aunque apenas conozcan tres canciones. Esto es una de las cosas que más me desesperan, porque tenemos escuchando estas letras que “violentan a la mujer” menos de 30 años, y la falta de equidad la arrastramos desde que el mundo es mundo. Si me preguntan a mí, el machismo está en las horribles actitudes y costumbres tan arraigadas que tenemos y que ni nos cuestionamos, en un “Por eso las violan”, “Legalicen a las de 16” o en agachar la cabeza cada que vemos o somos parte de un abuso, y no en una canción de tres minutos y medio. I rest my case.

Sí, hay letras, videoclips y artes en discos que denigran a la mujer que no apruebo y me molestan, y sí, creo que no necesariamente nos ayudan a encontrar la equidad de género que tanto necesitamos. Pero letras que maltraten a la mujer están presentes en muchísimos otros géneros musicales, no es exclusivo del reguetón. Hasta me atrevo a decir que, del acto sexual, sí hablan todos.

Rocío Durcal pide que le inviten un café y luego le hagan el amor; Armando Manzanero quiere repetir el cansancio que le hicieron sentir; Nine Inch Nails quiere fuck you like an animal; The Beatles quieren hacerlo en la carretera; Kanye West quiere salsa agridulce para no puedo imaginarme qué… hasta The Rolling Stones quieren invitarte a pasar la noche juntos, y ni nos acerquemos al hip-hop. Ah, pero no sea que cualquier reguetonero diga que le quiere dar duro a su jeva porque todos levantan las cejas, y el Manual de Carreño les queda corto.

Para aquellos que dicen que es muy vulgar y misógino, les hice un pequeña y rápida selección de canciones que (ya sé que no van a escuchar, pero papelito habla) no hablan de sexo más que cualquiera otra. Y si lo hace, es completamente consensuado porque

AMIGO, DATE CUENTA

Por ahí del 2015, entré en el mundo del reguetón y desde entonces le pongo atención a las letras, y tengo que decirles que, en su gran mayoría, no es que nos devalúen como mujeres, sino que al reguetón no le da miedo ser lo prohibido y decir las cosas como son. (Puritanos, por favor no se escandalicen). Sí, somos seres sexuados, y sí, todos lo disfrutamos. Es un género para la fiesta, con letras despreocupadas y simples que tienden a la sensualidad, y yo no le veo nada malo a que tanto hombres como mujeres nos empoderemos de nuestro cuerpo y bailemos. Solos, o con nuestra pareja, o amigos. Si no te sientes cómodo perreándole a alguien, flash news!: NO ES NECESARIO QUE LO HAGAS.

Para mí eso es lo bonito de este género, le está dando la vuelta al mundo y haciendo que personas de todas las clases sociales muevan sus caderitas, y (echándole flores de más) hasta creo que apoya la demolición de códigos morales obsoletos, y abraza la libertad y la diversidad de las personas.

Si ya tocamos el tema del feminismo, la escena musical del reguetón tampoco se queda atrás. Las mujeres están abriéndose camino y tomado los espacios que antes estaban ocupados sólo por hombres. Un ejemplo, es Becky G y la canción "Mayores". Dejando de lado que es una canción obscena, y que el reguetón no apoya estereotipos sociales ni convencionalismos, también puedo ver a una mujer empoderada capaz de decidir qué quiere y cómo. ¡Hola, emancipación femenina; adiós, invisibilidad de la mujer!

Como ya les decía, si no les gusta el reguetón, está perfecto. Si todo lo que acaban de leer les parecen justificaciones de tres pesos, también está bien. Son gustos, a mí no me late el metal y no pasa nada. Pero que no les guste en serio, no porque es lo "intelectualmente aceptado". Si genuinamente creen que va en contra de las buenas costumbres o porque no tiene las melodías más complejas o las letras les molestan, también está bien. Pero si nos jactamos de ser tan conocedores, cultos e íntegros, seamos coherentes y respetemos todos los géneros musicales.

Así de mamones se ven. Aguas.

Lector, si llegaste hasta aquí, muchas gracias por tu tiempo y lectura.

Y si necesitas reguetón, dale.

 

Rocío Valdez

Instagram: @rocio.vv

10 enero, 2018 - No Comments!

Anuma | Wave of mutilation

Desde que empecé a aceptar mi vida de adultez, hago malabares entre el trabajo, mi pareja, pasear a nuestros perros, hacer yoga, comer saludable, ver a la familia, salir con los amigos, y ahhh… mi gran pasión (además de diseñar): la música.  

Empecé a aprender a tocar la guitarra a los 16 años, y digo que empecé a aprender porque aún me siento muy básica en cuanto a mi conocimiento musical. Mi hermano tenía una guitarra acústica viejita y rota, la agarraba en su ausencia para tratar de tocar las canciones más emo que escuchaba en ese momento. Un vecino me enseñó lo básico; él siempre salía en la noche a tocar canciones de los Pixies y Nirvana afuera del kinder que estaba frente a nuestra casa. Gracias a él, aprendí algunas de ésas. Después, un amigo de la secundaria me enseñó más sobre teoría, mientras yo trataba de sacar canciones con tablaturas de Internet.

Ya que medio podía sacar algunos acordes, empecé a tocar con unas amigas; nos llamábamos Lavamatic. Después, toqué casi 8 años con una banda que se llamó Hey Chica!, y ahora estoy en dos proyectos, aún sin nombre. No crean que mi intención es escribir mi autobiografía musical, en realidad de lo que quiero hablar es de lo complicado que es para mí tener una pasión como ésta.

Lo complicado viene cuando quiero aprender nuevas técnicas, encerrarme a componer canciones o ensayar sin importar qué tan noche acabe, porque entonces tendría que agregarle varias horas al día para poder hacerlo. Tener una banda es un trabajo. Lo más importante para mí de éste es hacer canciones que nos gusten, pero si no queremos que los 4 integrantes seamos los únicos que escuchamos lo que hacemos, se tiene que pensar en distribución, redes sociales, diseño, fotos, mercancía y obviamente en salir a tocar. Gracias a lo poco (muy poco) que he experimentado de salir “de tour”, me parece que es lo más cansado del mundo. Tocar de jueves a domingo, y regresar el lunes a trabajar se siente como si hubieras ido crudo al gimnasio y te pusieran la rutina de algún atleta profesional.

En algún momento envidié muchísimo a los que viven de la música, pero sé lo difícil que es, y prefiero seguir en este equilibrio entre vivir del diseño y tocar. He llegado a pensar, “al diablo, ya mejor ahí muere”. Pero luego escucho canciones que me ponen la piel chinita, se me llena el corazón de emoción, me hacen mover los pies bajo el escritorio y recuerdo lo mucho que disfruto tocar, y luego ensayamos y me divierto como si tuviera 17 otra vez, y me digo a mí misma: por supuesto que no lo voy a abandonar.

Y es que no puede ser sólo un hobbie; no quiero que sea un hobbie. No quiero sentirme mediocre en la música. Tampoco quiero convertirme en ese cliché de película gringa, donde los señores tienen su bandita de covers y se juntan en un garage para jammear, tomar cerveza y olvidarse de sus deberes como padres de familia. O tal vez ya me estoy convirtiendo en ese cliché. Pero sólo quisiera seguir haciendo música, poder darme el tiempo para mejorar en mi instrumento, meterme al estudio a grabar con cada banda, y por supuesto salir a tocar, aunque sea los fines de semana. Sin prisas, sin presiones, sin contratos, sólo hacer lo que nos gusta, pero hacerlo bien. Y al mismo tiempo, poder seguir con mis deberes de adulto, ¿sí se puede verdad?

Díganme que sí se puede, por favor.

Jeka

Instagram: @jekaspita

27 diciembre, 2017 - No Comments!

Al Cien | De la tele al Internet

En el 2017 me casé con Rayas, nos regalaron una televisión de 52” y vivió por semanas en nuestra sala sin ningún sentido, pues me negaba rotundamente a contratar un servicio de cable donde no fuera proporcional la cantidad que pagas con el número de canales que te dan, un contrato justo que obviamente NO EXISTE.

Compartir en nuestra sala es mi actividad favorita, y hacerme la vida menos complicada también. Compré todos mis muebles por Internet, al igual que cada cosa que compro desde entonces, —desde regalos, hasta un rastrillo (Amazon Prime me cambió la vida)— y entonces emprendí la búsqueda hacia una solución a nuestra falta de contenido para estrenar nuestra espectacular y curva pantalla, que rebasa mis habilidades tecnológicas.

¿Por qué si comprar en Internet es la solución más fácil, ver la tele en Internet no se me había ocurrido antes? A partir de ese momento encontré en YouTube la respuesta. Por eso, comparto a todos mis amigos, que aún no han migrado de la programación de cable a la de YouTube, mis mejores recomendaciones para iniciar esta bella aventura a la que llamo Evolución Televisiva Para Dejar De Ver Novelas, Entre Otras Pendejadas.

CANALES

Luisito Comunica

Llegué a Luisito Comunica hace años por los Reyes del After Party (si no lo han visto, se están perdiendo del mejor video de comedia involuntaria que existe), pero jamás me imaginé que su contenido mejoraría tanto hasta llegar a los más de 10 millones de suscriptores. Ahora veo a Luisito como mi compa, siento que viajo con él, su contenido me entretiene y su edición bien hecha le suma tanto que le pongo un 10.

 

Ya Te La Zares

No me juzguen. Cada vez México está más de la chingada y leer las noticias es más deprimente que informativo. Zares sube dos videos semanales explicando las noticias relevantes de actualidad, con mucho humor —y un poco de machismo, pero ¯\_()_/¯—

 

Munchies

Munchies es un canal adjunto de Vice. Como su nombre lo dice, los monchos más cabrones están aquí. Mi sección favorita es la de Fuck, That’s Delicious, de Action Bronson, y desde entonces es mi superhéroe, persona favorita, compa imaginario y hasta amor platónico. (También busquen Chef’s Night Out)

 

Echar las chelas —o su vicio favorito— en el mood ideal es posible con las mejores sesiones de música en:

Tiny Desk

https://www.youtube.com/user/nprmusic

Colors

https://www.youtube.com/channel/UC2Qw1dzXDBAZPwS7zm37g8g

Jam In The Van

https://www.youtube.com/user/JamintheVan

Jon Sudano

Abran el siguiente link, déjense sorprender y suelten la carcajada:

https://www.youtube.com/channel/UCYmBRsXr995owHHryHYPzFQ

Deportología

No soy la más fan de los deportes, pero de la combinación de lo peor del deporte con lo mejor de la comedia sí, ft. Richie O’Farrill, Diego Zanassi y Alex Fernandez (mi favorito).

https://www.youtube.com/channel/UCJGsF3SwYhx_GnEjBC3DGrg

Drugs Lab

Quizá sonará extraño, pero este canal educacional Holandés sobre drogas es súper interesante y me recuerda que siempre es bueno saber un poquito más de lo que desconocemos.

https://www.youtube.com/channel/UCvRQKXtIGcK1yEnQ4Te8hWQ

-Tarea personal para el 2018-

(Pueden empezar a verlo conmigo)

Great Big Story

https://www.youtube.com/channel/UCajXeitgFL-rb5-gXI-aG8Q

VIDEO CLIPS

OK Go me voló la cabeza este año. Había visto uno que otro video de ellos antes pero nunca todos juntos en una sola sentada. Al siguiente día llegué con mejores ideas a la oficina y más ganas de mover mis manos para hacer cosas chidas. Véanlos todos, en especial el de este año.

OK Go - Obsessions

https://www.youtube.com/watch?v=LgmxMuW6Fsc

Behind the scenes

https://www.youtube.com/watch?v=NLbFN2iLw2I

¿Habían visto antes un video ruso en reversa? Háganlo ya.

Leningrad - Kolschik o Ленинград | Leningrad

https://www.youtube.com/watch?v=ktiONWfSL48&feature=share

Jay Z - Moon Light

https://www.youtube.com/watch?v=FCSh48OlvMo

Little Jesus - TQM

https://www.youtube.com/watch?v=uqrTfgA_ATw

American Epic - Sessions: Alabama Shakes por PBS

https://www.youtube.com/watch?v=JFHbfApw9kk

Así que amigos, este Año Nuevo, les deseo amor y paz, pero sobre todo, un año libre de transmisión de cable, pero abundante Internet.

 

Aline Flores Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka