29 enero, 2019 - No Comments!

Piña fresca | Lomitos libertinos

Es claro que amas todo de tu perro. ¿Quién no podría amar a ese lomito adorable que te mira moviendo su cola cuando acaba de masticar felizmente tus lentes nuevos? Y que OBVIAMENTE está arrepentido de lo que ha hecho y seguro no lo volverá a hacer nunca más. Le dices “Estás muy arrepentido, ¿verdad, bebé? ¡Claro que estás muy arrepentido! Ven, te regalo una galleta.” Por esta ocasión lo dejas pasar, que al cabo, ¿qué son unos lentes más que un asunto material? Tu perro es mucho más importante que eso y entonces le das un abrazo, lo invitas a tu cama y le regalas tus calcetines rotos para que tenga que morder muy contento porque le recordarán a ti cuando no estés.

Esta historia se puede repetir una y otra vez con diferentes elementos rotos hasta que te miras a ti en la esquina de la cama mientras tu bendición duerme pacíficamente en todo lo demás, rodeado de juguetes, recién bañadito y con un suéter porque no le vaya a dar frío a nuestro peludo lomito. A veces te cuestionas si realmente eres feliz con todas las pérdidas, pero te da tranquilidad saber que le has dado lo mejor a él.

No quisiera romper tus ilusiones, pero hay muchas de nuestras muestras de cariño que no son precisamente sanas para nuestra mascota dentro de nuestra relación humano-perro. Creemos que lo que nos haría feliz a nosotros es lo que los hace felices a ellos, o en muchas ocasiones hasta les atribuimos emociones que sentiríamos nosotros estando en su lugar. Pero aunque son nuestros mejores amigos, siguen siendo perritos con sus propios instintos y sus propias formas de percibir el mundo. Un entrenador me tuvo que decir “amiga date cuenta” para entender que la empatía no es pensar lo que harías tú en el lugar de él, si no qué haría él desde su propia posición. Así, la relación puede ser muuuucho más fácil y amena.

Así que les quiero compartir una comparación de algunas cosas que aprendí que se deben hacer para que la relación con nuestro perrhijo esté llena de amor y amistad en ambas direcciones.


Muchas son difíciles de aceptar. Bueno, al menos para mí lo han sido, jaja. Pero les aseguro que cambiarlas ayuda muchísimo más de lo que pensábamos a nuestro canhijo (como le dice mi papá) que, más que mascota, es hermano. (:

Andrea Odelap

Instagram: @andreaodelap

Vimeo: @andreaodelap

18 enero, 2019 - No Comments!

Al Cien | Para no arruinar el 2019

La noche de Año Viejo tuve que cachetearme a mí misma para aguantar hasta las 12:00 y poder desearles feliz año nuevo a mis amigos. Lo logré, durante 10 minutos, pero lo logré: brindé, di el abrazo y me esforcé en pensar en al menos un deseo para no dejar pasar la oportunidad de comer algunas uvas. Eso no lo logré, probablemente porque el 2018 fue un año tan raro que no me dio tiempo de crearme expectativas para el que venía.

Después me di cuenta que no todos los meses se tiene la oportunidad de empezar de cero y me dispuse a iniciar mi lista de propósitos:

Me voy a poner a dieta.
Ahora sí aprendo a andar en bicicleta.
Adiós a mi coquirri light

Hasta que me di cuenta: ¡eran los mismos propósitos del año pasado!

Y del antepasado, y del de antes de ese… para qué me engañaba un año más, no los iba a cumplir.

Es por eso que mis propósitos del 2019 no se enfocaron solo en mí, sino en un mundo mejor para nosotras; mi mamá, mis hermanas, mis amigas, todas las mujeres que me rodean y también para las que no.

¿Le quieren entrar conmigo?

Apoyar a las mujeres con talento

Creo que aquí todos cojeamos de la misma pata. Sé que, en muchas ocasiones, los proyectos de mujeres no tienen las mismas oportunidades de exposición, y muchas otras veces ni siquiera sabemos que existen.

Escucha a más mujeres, lee a más mujeres, cómprale a más mujeres y si aparte tienes oportunidad de apoyarlas para ser más vistas, también hazlo.

Convivir con mis amigas al menos una vez al mes

Esto aplica para hombres y mujeres también. Muchas veces creemos que es más fácil relacionarnos con hombres pues “hay menos problemas” o “menos drama”, pero no es así, amigos*. Frecuenten más seguido a sus amigas y verán lo chido que es compartir ideas y opiniones desde diferentes puntos, nada tiene que ver el género.

Eliminar al menos una frase machista (al mes) de mi vocabulario

A todos nos pasa y no te hace una mala persona necesariamente. Hay muchas frases que escuchamos toda la vida que nos parecen de lo más normales, pero que no pasa nada tampoco si de una vez por todas vamos acabando con ellas, al menos en nuestro propio vocabulario.

Por ejemplo: “A las mujeres no hay que entenderlas, solo quererlas”. Gracias, amigos. Agradezco que me quieran, pero también agradecería si hicieran un esfuerzo en entenderme.

No juzgar

Criticar es fácil y a veces bien sabroso, pero no es sano para nadie, mucho menos para uno mismo. Recordemos que cada quien es libre de hacer lo que quiere, vestirse como quiere, estar como quiere y vivir como quiere.

Intervenir ante una injusticia

¿A tu vecina le está gritando o golpeando el esposo? ¿Viste cómo atacaron a una chica en la calle? Sé que da miedo intervenir, o es difícil evitar el pensamiento de “a mí qué me importa”, pero todos podríamos contribuir en crear espacios más seguros para todas.

Decir y aceptar un no

Hay tantos “no” que no se aceptan que no sé ni por dónde empezar. Desde el NO al invitar un trago en el bar, hasta el NO cuando preguntas si quieren tener hijos. Nunca pongas en duda un no de alguien más, es decisión de cada quien y a uno le toca aceptar.

Gracias, amigos. si van a unirse a estos propósitos. Si no quieren hacerlo, agradezco si no estorban. Recuerden que hay lugar para todos en el mundo y todos merecemos ser felices, aceptados y apoyados.

Comparto un playlist que me di la libertad de hacer con puras chicas, hay una canción por artista, si les gusta su propuesta síganla:

Aline Flores Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka

*Para más consejos sobre este tema, recomendamos el texto de Roxane Gay "How to be friends with another woman". N. de la E.

9 enero, 2019 - No Comments!

Especialidad, brother | Television rules the nation

El lugar es Ciudad Mendoza, Veracruz, un pueblo olvidado por todos los gobiernos pasados y por venir. Hay más de 20 perros callejeros por kilómetro cuadrado, borrachos tirados en las calles y jardineras de los parques, se puede encontrar huachicol en el mercado y solamente se toma Superior. Puede parecer el peor lugar de México, pero en medio de todo esto está mi abuela. 

Mujer de gustos sencillos. A sus 94 años le gusta sentarse en su mecedora para tomar un poco el sol, contemplar el cerro que se extiende por toda su vista y platicar con sus amistades en el proceso. ¿Se escucha genial? Para una persona adicta a una conexión de internet puede ser la ecuación para que el tiempo transcurra más lento. 

No me malinterpreten, durante mi estancia navideña platiqué con mi abuelita y tomé tanta Superior como fue posible y no me arrepiento de nada. Pero llega un punto en que la necesidad de revisar las redes sociales y ver Netflix es tan grande que te obliga a buscar opciones… en la tele abierta. 

Si estuviera en casa, el simple hecho de ver un infomercial era suficiente para cambiar de canal. Aquí no, básicamente porque en el siguiente canal habría uno más. Fue entonces como se volvió una pequeña costumbre ver estos contenidos y me gustaría presentarles mis favoritos. 

El Indio Yundu 

Este personaje ataviado de un penacho, collares y traje de manta tiene todas las respuestas que estás buscando. Todas. ¿Un dolor incurable? El Indio tiene la solución.  ¿Un amor que no amarra? El Indio Yundu habla con Eros o San Judas. ¿Unas tierras que no dan frutos? El indio Yundu se comunica con la Guadalupana. Con sucursales en todo Veracruz, Puebla, Morelos y otros estados, no queda preguntarse, ¿por qué este país no está nadando en abundancia? 

Clear Fi

¿Para qué gastar en una Smart TV cuando se tiene Clear Fi? Esta es la promesa de venta de este sistema de conexión que convertía cualquier televisión en smart. Algo que no parecía tan mala idea después de 24 horas de tele abierta. Por alguna razón te ofrecían 2x1, en una promoción que no se volvería a repetir hasta el siguiente infomercial.

Agua Inmaculada

Emprendedor es una palabra desgastada, que abarca desde tu compañero de la secundaria que te quiere meter a una pirámide, hasta magnates de Silicon Valley. Para fortuna de todos, llega Agua Inmaculada. La oportunidad de tener tu negocio propio con una inversión mínima y un amplio margen de ganancias. Si me lo preguntan es perfecto: si nos ponemos como bestias con la gasolina, en unos años el agua va a ser producto de lujo. 

Supongo que desconectarse un poco de tus dispositivos, tomar un libro, pasar tiempo con la familia o hacer todas esas cosas que deberías hacer, son una buena forma de ser más humano y menos un algoritmo. Al final de cuentas, ¿quién necesita 10 capítulos seguidos de Seinfeld? Carajo, creo que yo. 

Gustavo Ramírez

Informes de cualquier de estos productos o visitas guiadas a Ciudad Mendoza: gustavo@yujo.com.mx

19 diciembre, 2018 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Deseos navideños

Imaginen durante un momento que la época navideña les va a cumplir sus sueños, al menos laboralmente. Pero por cada deseo cumplido, hay un lado malo. Como con la pata de mono, pero sin zombies. Ni adaptación de Los Simpsons.

Elijan, queridos míos, ¿cuál combo prefieren, según el área?

No aceptamos devoluciones.

Diseño

Otras opciones:

  1. Aprobación de logo/identidad a la primera vuelta PEEERO producción de todas las piezas inimaginables con ese diseño, durante dos años sin oportunidad de trabajar en otro proyecto.
  2. Campaña disruptiva e histórica concebida por ti PEEERO que te quedes ciego y no puedas verla en toda su gloria (ni esa campaña ni nada más).

Redacción

Otras opciones:

  1. Libertad absoluta para escribir ese guión para el cineminuto PEEERO que los protagonistas deban ser Minions y las voces de Eugenio Derbez.
  2. Tener oportunidad de terminar de escribir “esa novela” y la publiques PEEERO no puedas escribir otra cosa nunca más, excepto jingles para La Academia.

Cuentas

Otras opciones:

  1. Briefs al putazo sin necesidad de juntas interminables PEEERO que el cliente quiera que le mandes todo, logos y videos, en Word, por Whatsapp.
  2. Que los creativos, redactores y diseñadores trabajen en equipo en perfecta armonía PEEERO las juntas con el cliente serán fuera de horario de oficina, en días feriados y duren 3 horas, siempre.

CM

Otras opciones:

  1. Que se acaben los haters PEEERO que todas las interacciones sean únicamente, y para siempre, el mismo chiste de papá.
  2. Que te paguen por hacer momos PEEERO que los momos sean para el Frente Nacional de la Familia, sin tono irónico.

Creatividad

Otras opciones:

  1. Que tu familia respete 100% tu trabajo PEEERO que ya nunca puedas limpiarte bien el culo cuando hagas popó hasta que te mueras.
  2. Que tus amigos te digan “El Don Drapper de la publicidad en México” PEEERO por infiel y alcohólico.

Digital

Otras opciones:

  1. Que el engagement nunca se caiga en tus cuentas aunque cambie el algoritmo PEEERO ya no podrás beber ningún líquido sin derramarlo desastrosamente sobre tu ropa o computadora.
  2. Que tus clientes sí quieran invertir dinero en pautas PEEERO que todos los objetivos sean que envíen mensajes y tú seas el CM.

Administración

Otras opciones:

  1. Que todas las producciones de materiales lleguen a tiempo con el cliente PEEERO porque tú mismo los repartiste chspm.
  2. Que las declaraciones anuales de impuestos siempre tengan devoluciones PEEERO que se te borre un recuerdo de tu mascota favorita cada vez que suceda.

Todos

Otras opciones:

  1. Que nunca se tengan que cumplir horas extra PEEERO que todos los días a la salida del trabajo haya una manifestación bloqueando las calles principales durante 2 horas (aka vivir en CDMX).
  2. Que nunca hagas desfiguros en las pedas de la oficina PEEERO que seas el único que vio todos los desfiguros del resto de la oficina, durante las pedas.
  3. Que el cliente admita que no tiene la razón PEEERO sólo cuando no haya nadie para escucharlo cuando lo admita.

¡Feliz Lo Que Sea Que Celebren Ustedes y que el 2019 se pase en chinga!

Abril Ambriz Posas

IG: @ladyprovolone

TW: @ladyprovolone

5 diciembre, 2018 - No Comments!

Somos Buenas Ondas | Difícil suena mejor

La primera vez que escuché a Pearl Jam fue en 1998, en el mítico Mixup dentro de Plaza del Sol, en Guadalajara. Tenían el disco de Yield en la selección mensual para escuchar. En cuanto sonaron los primeros acordes y la voz de Eddie Vedder en “Brain of J.” mi cerebro explotó.

En esas épocas, y más en casa de la familia Ávila Gómez, comprarse un disco no era una cosa sencilla, tenía que haber un motivo de suficiente peso para efectuar ese gasto no planeado, como un logro académico 🙁  o un cumpleaños, y, lamentablemente, decir que necesitaba escuchar una canción tantas veces como sea posible no era motivo suficiente.

Durante meses tomé un camión o caminé a ese centro comercial con el único objetivo de escuchar esa canción en modo Rainman, hasta que finalmente pasó lo inevitable: me hice mega fan de Pearl Jam.

A riesgo de caer en esta tonta y repetida reflexión de “los tiempos de antes”, creo que el hecho de dedicarle esfuerzo para conocer y escuchar música genera un vínculo emocional diferente con el artista, lo valoras más, te gusta más, te importa más. No es lo mismo ahorrar, ir a una tienda, elegir entre varias opciones y pagar, que simplemente buscar y darle play.

Antes de lapidarme con descalificaciones y actitud anti-hipster, existe un modelo de pensamiento que justo trata de eso. Se llama Fogg Behavior Model.

Con eso podemos explicar además el furor que generan los viniles.

¿Por qué pagar por música que tienes “gratis”?, ¿por qué llenar espacios físicos cuando te caben cientos de miles de canciones en un teléfono?, ¿por qué ir a tiendas cuando todo está en línea?

Parafraseando a JFK:

“Elegimos escuchar en vinil no porque sea fácil sino porque es difícil.”

Mejor conocido como "ese" enamorado de Marilyn Monroe

El vinil representa (ahora, antes era la única opción: aclaro) ese esfuerzo que se necesita para vincularte realmente con la música.

Tengo algunos motivos por los que me encantan y por los que no me duele (tanto) gastar mi dinero en discos (sin logros académicos ni cumpleaños):

 

El arte del disco

Estoy seguro que si escuchas música en YouTube o en algún otro streaming desconoces la portada, o si la viste, fue tan diminuta que no supiste si el billete de Nevermind es un dólar o un Benito Juárez. Apreciar el gran trabajo de arte de muchas portadas, tamaño 30 x 30, vale la pena.

El proceso

Sacar el disco del mueble, tomar el acetato, darle su limpiadita, ponerlo en la tornamesa, acomodar la aguja. No es difícil, pero tampoco es poner play y dejar corriendo lo que el algoritmo quiere que escuches.

Escuchar discos completos

El fenómeno de las canciones a 1 dólar generó que pocos sean los discos que disfrutas de la canción uno a la 10, o que dejes correr completos. Casi siempre caemos en los cómodos y muchas veces fabulosos playlists. Una cosa no está peleada con la otra, pero hay álbumes que vale la pena dejarlos correr, y eso casi no sucede.

El apego físico

Tener un disco suena básico, pero la sensación de tenerlo físicamente es muy distinta. Muchas veces tuviste que elegir entre varias opciones, esperar a que llegara, cargarlo por un tiempo, heredarlo o simplemente gastar lo que cuestan mínimo 4 meses de Spotify en “solamente” 12 canciones.

El sonido

Sí, amigos, suena diferente, y no es sólo el “gis”, y si tienes un buen equipo de sonido lo notarás aún más. La música digital, en su mayoría es una compresión, es una maleta que tiene que pesar 10 kilos, entonces le quitaron los calzones extra, el impermeable, los recuerditos, el libro, la camisa para salir, y dejaron lo básico para sobrevivir un viaje y no pagar más.

Hagan la prueba, “pinches hipsters”.

Hipster Ávila

Twitter: @yucaavila

Instagram: @yucaavila

21 noviembre, 2018 - No Comments!

Instantáneas | La oportunidad del cambio

El año pasado, por estas fechas, un apagón dejó sin luz todas las casas del condominio en el que vivía. Era de noche y yo estaba en la calle, pero lo supe porque mi esposa llamó para contármelo. El pronóstico de la Comisión Federal de Electricidad era que el servicio se restablecería hasta el día siguiente, así que antes de regresar a casa, pasé a comprar velas. Encontré unas baratísimas y había tantas que se me ocurrió comprar 50 y vendérselas a mis vecinos a sobreprecio para ganarme unos pesos. No lo hice porque no soy un culero, pero aprendí algo que hoy es más útil que nunca: todos los cambios traen consigo una oportunidad. Se terminó la luz eléctrica. Empezó la oportunidad de vender velas.

El 2018 ha sido un año de cambios para YuJo! y también para mí.

Para mí, el más importante fue un cambio de casa. Contraté un crédito hipotecario, vendí mi auto, pedí prestado y usé mis tarjetas de crédito hasta el límite, pero finalmente me mudé a donde quería vivir. Algunos cambios como éste vienen porque los buscamos, son planeados y se dan con suficiente anticipación para organizarnos.

Para YuJo! los cambios más importantes se han dado en los clientes a los que atendemos y en el equipo de trabajo. Muchas relaciones que valorábamos terminaron de sopetón. Estos cambios llegan sin que los queramos, nos toman desprevenidos y exigen una respuesta inmediata.

Algunos clientes se fueron porque el contrato que teníamos concluyó y a nadie le interesaba renovarlo; otros se fueron porque ya no resultaba conveniente contratarnos, y finalmente hubo otros a los que no supimos ofrecerles lo que buscaban. En su lugar llegaron clientes nuevos gracias a una recomendación, a una relación de trabajo del pasado o incluso a que vieron algo de nuestro trabajo funcionando en la calle. Y con satisfacción hemos ido viendo como estas nuevas relaciones de trabajo son más productivas que algunas de las que terminaron.

Lo mismo con los amigos y compañeros que ya no están con nosotros: algunos salieron por las razones correctas, otros decidieron perseguir intereses personales más allá de la publicidad y también hubo a quienes no pudimos ofrecerles el crecimiento que buscaban. En su lugar, se han incorporado nuevas personas con aptitudes que no conocíamos, con ideas frescas y ganas de hacer más cosas.

Para mí, se terminó la zona de confort financiera pero empezó la oportunidad de caminar al trabajo y tener más espacio.

Para YuJo! se terminaron relaciones con empresas y compañeros de trabajo que apreciamos mucho, pero empezó la oportunidad de trabajar con clientes más retadores y de trabajar con gente nueva, en algunos casos, incluso más capaz.

En un año de elecciones y nuevo gobierno, seguramente son muchos los cambios que están por llegar. Pero no importa qué tan incómodo o qué tan incierto parezca el panorama, con cada cambio viene una oportunidad.

Sigo teniendo velas, “por si ocupan”.

Joel Gutiérrez

Twitter: @thewowisnow

Instagram: thewowisnow

1 noviembre, 2018 - No Comments!

Con «H» de… | Halloween

A pesar de que en los álbumes familiares hay cientos de fotos mías con disfraces de Halloween, unos más elaborados que otros, el recuerdo más lejano que tengo de haber sobrevivido a esta celebración soy yo, a los 5 años, en una fiesta en casa de mis primos, comiendo un pastel con el betún más anaranjado y radiactivo que pueda existir, pero con un sabor delicioso que cada que lo recuerdo puedo sentir mis papilas gustativas vibrar.

Durante casi toda mi infancia, pensar en Halloween era vincularlo inmediatamente con aquel pastel, pero conforme fui creciendo se sumaron otros elementos, que para mí eran casi como integrantes de la vida diaria. No sé tú, que estás leyendo esto, pero a mí me tocaba ver la caricatura de Los Locos Adams y Beetlejuice por las mañanas antes de irme a la primaria, y por la tarde ¡Ay, Monstruos!, Le temes a la oscuridad, Sabrina, la bruja adolescente y otros muchos programas relacionados con el terror y los monstruos.

Y así siguió la cosa hasta convertirme en el adorable ser que soy ahora, amante del Halloween y del Día de Muertos. A estas alturas mi familia ya superó que estas cosas “del diablo” en realidad no eran cosas tan malas, sino que de cierta manera me ayudaron a entender ciertos aspectos de la vida y la muerte. En parte mi mamá tiene algo de culpa, pues siempre me llevaba religiosamente a pedir dulces por toda la colonia, o buscaba pretextos para disfrazarme, ya fuera por el día de la primavera, pastorelas, mi cumpleaños y la mejor noche del año, Halloween.

Ya es súper común que los que me decían que mis gustos eran raros o que no me entendían, son los mismos que ahora también se declaran súper fans de estas celebraciones. En realidad no me molesta, gracias a que se volvieron populares ahora es más fácil conseguir artículos más bonitos e interesantes. Lo que sí me da un poquito de tristeza es que cada vez son menos los niños que salen a pedir dulces, y todo por culpa de la violencia.

No creo que sea algo malo apropiarnos de tradiciones extranjeras, mientras no nos olvidemos de las nuestras, siempre es bueno tener un rato para escaparnos de nuestra rutina y hacer cosas divertidas. Además de que compartir dulces y pan de muerto es algo reconfortante, también es una deliciosa tradición. Amigos, en vez de tirarnos entre los que celebramos una o la otra, ¿por qué no mejor tomamos lo mejor de las 2 y extendemos la celebración por más días?

Ojalá que hayan tenido una linda noche de Halloween (y no sean de esos amargados que no les dan dulces a los niños o les quieren imponer cosas religiosas para justificar su xenofobia) y sigan disfrutando del resto de la semana con las mejores fiestas que el otoño nos ofrece.

 

Delilah con H

Instagram: @delilahconh

26 octubre, 2018 - No Comments!

Puro Mitote | El jardín

Todos los días se levanta, cubierta por la oscuridad de la noche, a regar las plantas que adornan su jardín. Sus pies se hunden en la tierra húmeda mientras se abre camino por entre las macetas. En la penumbra, prepara sus pequeños frascos de vidrio que contienen líquidos de distintos colores y gira el letrero que lee “cerrado” hacia “abierto”.

Tanto los aldeanos del pueblo como viajeros cansados visitan su botica y les envuelve un agradable olor a té con miel, como un cálido abrazo de abuela. Una vez dentro, buscan ungüentos y pociones que puedan ayudarles en sus viajes o curar sus enfermedades. Su jardín, lleno de toda clase de plantas medicinales, es el que provee los suministros para sus encantamientos.

Pero los niños del lugar saben que esta vieja bruja no es de fiar, y rezongan o se esconden cuando sus padres piden que los acompañen a su vieja casa en el bosque. Pues por las noches, desde aquella alejada vivienda, se pueden escuchar vagos lamentos y llantos de auxilio.

Nadie nunca se ha atrevido a revisar el jardín de la Abuela Bruja y no se sabe a ciencia cierta lo que puede ocultar ese viejo y oscuro lugar. Pero una cosa sí se sabe, y es que si por alguna razón la haces enojar, la vieja Bruja tomará su bastón y una planta más aparecerá. 

 

*Ilustración de Lieke Van der Horst

Marianne Dieguez

Twitter: @marianne_du13

Instagram: @mar.y.anned

11 octubre, 2018 - No Comments!

Nuevos Hábitos | Paraísos cercanos

¿Hace cuánto te tomaste un fin de semana para escapar de la ciudad?

¿Recuerdas la última vez que saliste de la ciudad sin llevarte tu laptop o pendientes demasiado presentes?

Estamos a la expectativa de que tarde o temprano llegarán esos 10 días de vacaciones al año, pero, de los dos días y medio que tenemos cada semana, ¿Por qué no aprovecharlos  para romper la rutina y salir a conocer nuevos espacios?

El fin de semana pasado tuve la suerte de estar en uno de esos lugares mágicos que tenemos a menos de 3 horas; hablo de Ejutla, Jalisco.

Un pueblo mágico, situado en el centro de un valle, aislado de la carretera, y más importante, al que van pocos turistas, lo cual irónicamente conserva su magia. En lo personal, me recuerda a Jurassic Park.

En Ejutla la gente se conoce, todos son parte de una gran familia, las puertas de cada casa quedan abiertas de día, el señor del pan saluda de nombre a cada persona que se encuentra, las monjas del convento hacen rompope y empanadas caseras. En el centro del pueblo hay un monumento a Cristo con al menos 200 escalones, y desde arriba se puede apreciar toda la arquitectura del lugar.

Las fiestas locales están llenas de bailes, comida y música regional. Caminando por la noche en el pueblo, si te encuentras con alguna fiesta, eres bienvenido a pasar. No hay restaurantes, los lugares de comida son casas de familias que te invitan a comer y que hablan contigo mientras cocinan.

Existe un arroyo que cruza todo el pueblo; a un par de calles del centro del pueblo tienes La Compuerta, el punto perfecto en el que el arroyo desemboca y te puedes meter a nadar, rodeado de largas áreas donde puedes correr como loco.

Por otro lado, también tienes a quince minutos la presa Las Piedras, un lugar inmenso, en el cual sólo se encuentra un pequeño muelle en donde rentan kayaks y una palapa en donde venden mariscos y ricas micheladas.

En resumen, aprovecha tus fines de semana, hazte la propuesta de descubrir lugares nuevos en tu repertorio de destinos.

Cambia ese fin de semana de freelance por uno como éste, lleno de aventuras, paisajes hermosos y acompañado de la gente que quieres.

Raúl Ávila

Behance: raulavilag

Instagram: @roowl