All Posts in yujo!

17 noviembre, 2017 - No Comments!

Eso no se dice | Truco inútil 01

¿De qué voy a escribir en el blog? No quiero ser cursi, tampoco quiero aventarme un rollo motivacional, porque a estas alturas ni yo me la creo. No me quiero arrepentir en un futuro y que mis palabras se queden en internet forever. Algún talento debo tener.. ¡piensa, piensa!

¡Ah, wey! Sé cómo hacer que la gente vuele.

NECESITAS:

 

PASOS:

 

1. Sentar a la víctima.

2 .Las 4 personas deben pararse a un lado de cada pata de la silla.

3. Las 4 personas deben poner las manos de ‘pistolita’. Más o menos achí:4. Las personas que estén en el respaldo deben meter la pistolita (eeeeh, cochino) por debajo de las axilas. Las otras dos personas deben hacer lo mismo por debajo de las rodillas. Los cuatro al mismo tiempo.

5. Intenten levantarlo.

 

Ese sólo era el cáliz.

¡Es hora de la magia!

 

Disclaimer: Es muuuuy importante que los siguientes pasos se hagan en completo silencio, nadie puede hablar, ni reírse, ni un ruidito).

 

6. No hagas ruido, wey. Sin que las palmas se toquen, la persona 1 debe poner su mano derecha boca abajo sobre la cabeza de la víctima (sin tocarlo).

7. Enseguida la persona 2 (que está a la derecha) hará lo mismo y así consecutivamente. Cuando todas las manos derechas estén colocadas, persona 1 pondrá la izquierda y todos harán lo mismo hasta tener algo así:

8. EN SILENCIO quiten las manos, uno por uno, empezando por la que quedó hasta arriba (persona 4).

9. Inmediatamente, y sin hacer ningún ruido, repetir el paso 4 (el de las pistolitas).

10.

 

 

De nada, amigos.

 

Jaz Talamantes

 

Instagram: @jaztalamantes

8 noviembre, 2017 - No Comments!

Bitácora espacial | 001

Día 365 de la misión.

Despierto del hipersueño.

Como si no hubiera pasado un año, me levanto de la cápsula, me pongo una bata y pantuflas, camino hacia el tocadiscos y dejo sonar "Send me on my way" de Rusted Root.

Recuerdo las miles de veces que desperté en lugares desconocidos, casas de amigos o de no tan amigos, mientras preparo un chocolate caliente y hot-cakes, el primer antojo después de tanto tiempo dormido.

Estoy adolorido, como en la cruda después de una gran fiesta, no de esas que son de cigarro y canciones de José José en las que siempre grito “¡Eso me dijo la carbona!” con cada frase. Sólo puedo recordar cada fiesta en la que hice eso. 
Pero regreso a la nave del olvido. Tomo un tazón, rompo dos huevos, los sirvo en el tazón, los revuelvo con descuido en la batidora porque pues qué hueva, les sirvo la harina directamente, no importa qué medidas sean, son hot-cakes, ¿qué puede salir mal? Revuelvo, revuelvo, revuelvo, revuelvo, sirvo la mezcla de jotqueiks en el sartén en círculos casi perfectos, hasta yo me sorprendí de lo bien que me salieron, no puedo dejar de verlos, creo que estoy enamorado y, justo cuando empiezan a burbujear, hago el viaje de regreso y los volteo. Ni muy quemados ni muy crudos, la cocción perfecta para mi gusto, los pongo en mi plato haciendo una torre de tres pisos, y los baño con pinche miel espacial.

D-E-L-I, bebiendo el chocolate me siento en la proa y veo al espacio.

"Una inquietud persigue mi alma..."

Reviso mi reloj para ver qué hora es en donde estás. Me entero que es de noche y que probablemente nos estamos viendo uno al otro *emoji de corazón con estrellas*. Corro a revisar el radiotransmisor para ver si puedo conseguir alguna señal de la antena que instalé en tu casa, pero sólo hay ruido blanco. Doy un trago del chocolate y suspiro: el mundo no para y yo estoy aquí varado. Un plano cenital deja ver que estoy en la nada, mi casa y mi hogar, la nada, rodeado de canciones y de estrellas, rodeado de la nada.

Desde la ventana puedo ver tu estrella, y la verdad no importa, sé que en el planeta que sigue también ahí vas a estar.
 Me he convertido en el mismísimo Fantasma del Espacio.

Voy al centro de control y continúo con el trayecto marcado. Tengo que visitar otros planetas y encontrar lo que hemos estado buscando este tiempo. No puedo decir mucho de eso, pero es algo que cambiará todo, por completo.

"Una inquietud persigue mi alma..." Lanzo mis hot-cakes al espacio.

Oh, no.

En verdad tenía hambre.

 

Continuará...

 

Jacob Suedan aka Mauricio Pediña

IG: @jacobsuedan

FB: Mauricio Pediña

25 octubre, 2017 - No Comments!

NeaNea | Pretty girl power

Este mes, que cada año se dedica a la batalla contra el cáncer de mama, me acordé de algo. No es lo más agradabe del mundo, pero antes de que se acabe octubre y los disfraces o el pan de muerto nos pidan toda su atención, pensé en compartírselas.

 

Durante mi estancia en el servicio social como nutrióloga, tuve oportunidad de conocer distintos casos de cáncer de mama, sobre todo en mujeres jóvenes, y señoras de más de 50 años. Cada caso me marcó de manera distinta, pero todos me pusieron algo en claro: esta enfermedad no es exclusiva de un grupo de edad o de cierto hábitos. No respeta hobbies o aspiraciones, y el tiempo es el factor más importante para combatirlo.

 

Recuerdo muy bien el caso de una chica de 32 años, a quien le detectaron el cáncer cuando estaba embarazada de su segunda hija. Cuando la conocí, su primera niña tenía un año apenas, pero la metástasis había llegado ya a su cerebro y había perdido la vista. No vio crecer a sus hijas.

 

Como ya mencioné, no es el único caso con el tuve contacto, pero es el que quiero compartir porque a veces se nos olvida que la prevención es el arma más fuerte que tenemos, cuando se trata de enfermedades. El cáncer de seno ataca principalmente a mujeres y, no es cansado repetirlo: detectarlo a tiempo es clave. No quiero deprimir o asustar a nadie, más bien recordar que es importante estar alerta. Piérdanle el miedo a autoexaminarte, revisar cualquier anomalía o resolver dudas con tu médico o ginecólogo de confianza.

 

Cuidémonos y compartamos con nuestras mujeres más cercanas información valiosa, y olvidemos tabúes, vergüenzas o miedos, que por eso nos echamos porras siempre.

 

Andrea Rodríguez Bravo

5 octubre, 2017 - No Comments!

Japi | Sin puerta

Desde que entré a YuJo! he tenido tres lugares en diferentes espacios de esta oficina.

El primero fue pegado a la puerta, con una silla naranja media incómoda, pero duró poco. Estaba en la mesa más grande y me encantaba tener vista a la calle, aunque tengo que admitirlo: me chocaba pararme a abrir la puerta cada vez que llegaba alguien.

Luego llegué a la mesa de los Güeros De La Oficina, que me gustó mucho porque, aparte de tener el futbolito a la distancia de un brazo, tenía a la vista el árbol de guayaba fresa y Davis y yo nos encargábamos de recolectar. Hasta que llegó el día en le que me dieron un doloroso pelotazo de piel en la cabeza y, de ahí en adelante, los pieles y yo ya no nos llevamos. Gajes del futbolito (pregúntenle a Andrea).

Después me mudé a La Cueva, un cuarto sin puerta y estos ingredientes:

1 maceta

4 computadoras

1 impresora

muchas balitas de Nerf

cables y aparatos en una esquina

1 puerta que no existe

4 amigos

 

Al principio no me sentía muy feliz de mi cambio de lugar; por el simple hecho de estar en un cuarto, alejada de los demás, me agüitaba.

Como todos sabemos, en YuJo! no falta la música, y en los inicios de La Cueva no hubo día en que Joel no empezara la jornada con su canción favorita ,“Blame it on me” de George Ezra, aunque lo niegue. Ahora le tenemos que rogar para que la ponga.

La variedad de olores nunca faltan en nuestro cuarto sin puerta, pues entre los desayunos de todo tipo, seres humanos y que Andy cierra la ventana de su lado porque tiene el termostato al revés, todo se puede esperar.

Las visitas en La Cueva son un poco limitadas. La mayoría suceden cuando van a imprimir o nos ofrecen café. Pero aún así pedimos muchas veces que cierren la “mini puerta” que creó Joel, que realmente no existe y aún así nos hace sentir seguros. Jacobell se merece mención especial, siempre aparece inesperadamente.

En los siete meses que llevo aquí he tenido la oportunidad de convivir con todos y trabajar en cada uno de los rinconcitos de la oficina (las 3 mesas). Creo que soy la única que puede decir que ya sabe cómo se comporta cada equipo y cuál es su desayuno favorito.

Ahora creo, y espero, que La Cueva sea mi lugar definitivo, pues a pesar de que al principio no estaba muy feliz de moverme aquí, ahora puedo decirles que ya le agarré amor.

¡Saludos desde LA CUEVA!

 

Sofi Gómez C.

instagram: @sofigmzc

30 agosto, 2017 - No Comments!

Al Cien | Millennial de Oficina

Cuando era niña, soñaba con ser dentista como mis papás, pero un día decidí que siempre no, y mi mamá me preguntó por qué cambié de parecer y le dije algo así como “porque no quiero estar encerrada en un consultorio toda mi vida”.

Al parecer, desde que le dije eso me estaba brotando lo millennial, y creo que lo que buscaba decir era que no quería vivir en una rutina deprimente, quería ser un alma libre, empoderada y sin ataduras toda mi vida.

Bueno, amigos: gran calladón de hocico que me dio la vida, pues aunque cambié de giro drásticamente, ahora estoy aquí, cumpliendo un horario corrido desde que me despierto hasta que ya me quiero ir a dormir.

A veces me pregunto si pasar nueve horas sentada frente a la computadora en el mismo lugar es lo que quiero para mí, y aunque cada que me cuestiono tengo respuestas distintas, siempre el problema surge en que soy una Millennial de Oficina.

Aunque nuestra generación no ha sido la única que quiere aplicar el “5 minutos más”, o que ha tenido la necesidad de sacar la licencia de manejar en miércoles, sí creo que hemos sido la más inconforme con las reglas de trabajo ya establecidas, social y legalmente, desde hace muchísimos años.

Algo de cierto hay en los artículos que me manda mi mamá sobre los millennials: que no se quieren casar, que no quieren tener hijos, que no quieren comprar casa, que se quieren ir a otros países, que quieren tener más vacaciones, menos responsabilidades y ganar más dinero para viajar. Pero también creo que somos una generación más consciente, que se cuestiona el porqué de las cosas y no las acepta simplemente porque así se han hecho desde antes que nosotros.

Por eso hoy me doy la libertad de opinar sobre esto, pues me siento en el punto medio de todos estos estereotipos del millennial, aquellos con los que me identifico: soy una mujer feminista, que trabaja, casada a los 24 años, que no quiere tener hijos, ni tiene planes de comprar una casa.

Antes de entrar a YuJo!, nunca había estado en una empresa de horarios establecidos con las responsabilidades que tengo ahora. Al principio me costó adaptarme, sin embargo poco a poco YuJo! también se adaptó a mí, y a la invasión millennial que lo obligó a cambiar su apellido a “Creatividad Millennial” (aysí), y —hasta ahora— ya tenemos un día de home office de vez en cuando y los viernes salimos temprano.

En conclusión, creo que, por nuestro bien y aunque no nos guste, hay trabajos que tienen la necesidad, todavía, de ser presenciales para poder colaborar en equipo y, sobre todo, para seguir teniendo relaciones interpersonales sanas y no poner a nuestra bellísima (pero destructiva) especie en peligro de extinción (aysí).

Creo que nos toca a nosotros, los millennials, construir el espacio de trabajo ideal que se adapte a nosotros y nosotros a él, sin tener que comprometer nuestras nuevas necesidades y sin tener miedo de ser parte del “sistema” al que tanto nos negamos. Nos toca crear empresas donde no tengamos miedo si tres días a la semana son home office; o empresas donde no temamos trabajar medio día en oficina, y si es necesario, lo demás en casa; empresas que midan por objetivos y no por horas-nalga. Porque, si algo nos han demostrado los que escriben esos artículos en contra de la nueva generación, los que tienen empresas hoy, no se van a arriesgar a transformar su estructura.

Así es que, amigos millennial, no tengan miedo a construir un espacio de trabajo presencial y responsable, donde los proyectos personales y las necesidades de tiempo de todos quepan.

Y amigos Gen X y baby boomers: prepárense, que la invasión zombie se queda corta con la millennial y tendremos que aprender a convivir, trabajar y crecer juntos para todos ser felices.

Saludos,

La Viejona.

P.D. Chuchis: te voy a extrañar.

 

13 julio, 2017 - Comentarios desactivados en Instantáneas | 15 marcas más

Instantáneas | 15 marcas más

Acabamos de publicar un video con 20 marcas de las que hicimos Naming, Logotipo y Animación. Pero además hemos hecho muchos namings de los que no hicimos logotipo, y muchos logotipos de los que no hicimos naming.

Aquí hay 15 marcas más en las que participamos y cuyo resultado final nos encanta:

SÓLO LOGOTIPO

 

 

 

SÓLO NAMING

 

Algunas de estas marcas se trasladaron a empaques, sitios web o productos de consumo que también diseñamos. Otras operaron durante algún tiempo y luego quedaron en stand-by.

Lo que pasa con una marca después de que sale de nuestra oficina es algo que no podemos controlar, pero cómo se ve, cómo se escucha y cómo se siente es algo que sí está en nuestras manos.

Como es evidente, nos gusta mucho el branding en general, y constantemente trabajamos en construir o mejorar las marcas que nuestros clientes nos traen. Si tienes un proyecto sobre la mesa y quieres platicarlo con nosotros, encantados.

 

Joel Gutiérrez

22 junio, 2017 - No Comments!

Ideas despeinadas | ¿Quién quiere café?

Nunca he rechazado una taza de café

Puede ser la 1am y si alguien me ofrece un espresso doble lo voy a aceptar.

¿Y qué les voy a decir? Si desde los 15 años me enseñaron a tomarlo: sin leche, ni una pizca de azúcar, oscuro y amargo, justo como mi corazón.

Los años (muchos o pocos, según quién lo vea), me han enseñado que nada habla de un lugar como su café; por eso en entrevistas y juntas con clientes espero que me ofrezcan una tacita para poder juzgar a gusto.

Mi primer trabajo —en una revista de moda digital— el café era de Starbucks, con crema batida y chispas de chocolate. Era un trabajo donde me validaron el servicio social, así que la bebida era tan informal como mis actividades.

La primera agencia en la que trabajé le agarró el rush del crecimiento y, junto con las nuevas contrataciones, compraron una cafetera industrial. De esas grises gigantescas para “alimentar” a todo el nuevo personal. Ésta quemaba el café y nos las arreglamos para descomponerla a la semana, por lo que regresamos a la pequeña cafetera de diez tazas, al mismo tiempo que las nuevas contrataciones comenzaron a marcharse. En fin, muchas expectativas cortadas.

Cuando cambié a una agencia grande, “LA agencia” —con bombo y platillo—, me encontré con café amargo que era recalentado a lo largo del día y, aunque soportable, siempre tenías que dejar tu taza varios sorbos antes de terminarla o inevitablemente tragabas la incipiente, y por alguna razón gruesa, molienda del café que siempre se colaba, y que te hacía tener un mal sabor de boca todo el día.

Ahora me encuentro con que el café es un ritual que se construye entre todos, y por el que recibes una amplia asesoría para que quede de acuerdo al gusto general. Tus compañeros son tus atentos guías, pues saben que, de fracasar, todos nos quedamos sin cafeína: “siete cucharadas para la prensa”, “muele el grano más fino”, "¿quién quiere?”.

A veces haces sacrificios, te ofreces a hacer dos prensas francesas, llenas tu taza a la mitad para que el café alcance para todos y no hay un batch listo las 24 horas, pero cuando lo hay, es un momento de verdadero disfrute.

Ya sea llegando en la mañana, a media tarde para matar el mal del puerco, una excusa para compartir algo o para conversar por encima del ruido del molino... Sin importar el momento, esas tacitas nos acompañan en la vida, y hoy de ésta sí me sirvo otra taza.

Fabiola Meza

Instagram: @fabiola_meza

Twitter: @fabiola_meza

Blog: Run, Samson run

16 junio, 2017 - No Comments!

NeaNea | Adiós, dietas

Como Licenciada en Nutrición, me he percatado que la mayoría de las personas recurren a las dietas sin formar un hábito. ¿Cuántas veces no has hecho una dieta por determinado tiempo, o un reto de los que están tan de moda (licuados milagrosos, o de ejercicio y dieta, o dieta y aparatología y tantos otros que existen en el mercado) los cumples y al pasar las semanas regresas a lo mismo?

Nuestro fin como nutriólogos es educar a nuestros pacientes a formar un hábito. Por supuesto que éste requiere de compromiso, constancia, sacrificios, dedicación, pero al final de esto tendrás los mejores resultados, ya que no sólo verás beneficio a corto, sino a largo plazo en la salud. No sé si has escuchado la frase “eres lo que comes”, porque es real: como trates a tu cuerpo, es como va actuar en algunos años.

Es como cuando planeas un viaje y empiezas ahorrar; posiblemente tendrás que sacrificar alguna salida a cenar, o comprarte algo, pero al final de ese esfuerzo vas a obtener tu increíble viaje. Así es un hábito: requiere de trabajo al principio y luego se hace parte de tu día a día. O como tomarte un café cada mañana para despertar, debes tomarte el tiempo necesario para prepararlo para pasar por él a un lugar antes de llegar al trabajo.

Mientras tanto, una dieta tiene un plazo definido, y te dará alguna satisfacción por el momento. Después de esa ida a la playa, tu graduación, la boda, entre otros tantos eventos por los que acudimos a las dietas exprés, la botarás del mismo modo en que cortas una llamada que te ofrece cambiarte de compañía de celular.

Encuentra un experto en nutrición con el que puedas lograr un hábito alimenticio saludable y tendrás muchos beneficios ­—no solamente tú sino también las personas que te rodean—. Ten en cuenta que tendrás que ser paciente y que no habrá buenos resultados relámpago.

Sobre todo, y esto es lo más importante: quita de tu cabeza el chip de estoy a DIETA.

Andrea Rodríguez Bravo

 

1 junio, 2017 - No Comments!

Por favor y gracias | Bien prendido

Mi elocuencia es inversamente proporcional a lo obligado que estoy a exponerla

y la semana se me acaba, así que escribí de algo muy normal y presente en mi vida.

Siempre me ha gustado la música.

 

Cuando tenía 5 años, un primo 10 años mayor que yo se tomó la molestia de regalarme un

mixtape en un casete —sí: casete, en aquel entonces todavía no llegaba el MP3—

en el que de un lado venía música en español: Café Tacvba, Maldita Vecindad, Caifanes

y Soda Stereo, según recuerdo. Del otro lado venían cosas en inglés, que no sabía ni

qué decían, pero se escuchaban muy divertidas: Beastie Boys, Pearl Jam, STP y Blind Melon.

Desde entonces, y con una muy tierna edad (creo que la única ternura que he tenido se me

escapó con ese cassette), la música me traumó y no deja de obsesionarme.

 

Pocos días atrás, Aída y Tito halagaban mis cantos gregorianos coreando alguna canción.

Hace unas semanas estaba con mis audífonos trabajando y vi que Aline y Aída se reían

de mí porque estaba “bien prendido”.

 

Normalmente si no estoy escuchando música, estoy tarareándola, silbando o moviendo

alguna parte de mi cuerpo rítmicamente.

 

Me pareció chistoso darme cuenta, a través de la carrilla, de que soy muy expresivo con

la música —y que quizás no estaba consciente—, al grado de verme como bicho raro en

mi silla bailando, cantando mientras paseo al buen Frank Siladra (mi perrito) o silbando

mientras hago el súper.

 

Bueno, todo esto era solamente para llegar al punto de compartir la música que últimamente me hace trabajar “bien prendido”  y entonar mis cantos gregorianos Godínez.

 

1. Parquet Courts

Disco recomendado: Todos, pero poquito más el Human Performance.

O Content Nausea en donde se hacen llamar Parkay Quarts.

Canción muy perrísima: "Stoned & Starving" (pero casi todas).

2. The Black Angels

Disco recomendado: Estoy completamente enamorado del nuevo, Death Song.

Canción muy perrísima: "I Dreamt".

3. Connan Mockasin

Disco recomendado: Sepa, siempre lo escucho en vivo en este link y me lo aviento completo.

Canción muy perrísima: Sepa, siempre lo escucho en vivo en este link y me lo aviento completo.

Pilón:

Lorelle Meets the Osbolete

Desgraciadamente apenas los conocí en el NRMAL de este año y me impresionaron demasiado.

Qué lástima que no los disfruté más mientras estaban aún en Guadalajara.

No tengo un disco favorito todavía, no reconozco demasiado las canciones tampoco, pero está rebueno.

 

Preoccupations, DIIV, Deerhunter y King Gizzard & the Lizard Wizard se suman bastante bien para hacer un buen playlist de ruiditos psicodélicos muy bonitos.

 

Aquí la lista en Spotify:

 

Saludos, personas.

Beto López

Instagram: @tipobe

Facebook: betoloptri