All Posts in Tocino

2 agosto, 2017 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Ni la sombra de lo que era

Me caga el cotorreo del ejercicio.

Cada vez que me topo con una fotografía de un adicto al fitness me dan ganas de iniciar una marcha para cortar la libertad de expresión, y limitar el contenido relacionado con el gimnasio a dos fotos por mes. Los mantras que comparten con los check-in en redes sociales me suenan a salmos que le rinden honores a las repeticiones de pesas: "¡Con toda la actitud!" ¿Cuál pinche actitud? ¿Qué actitud se puede tener a las 6 de la mañana, o a las 8 de la noche, después de 12 horas de trabajo con el estrés de llegar a fin de mes? ¡Porque además cuesta!

Cuando encuentro un nuevo converso del ejercicio, decido ocultar sus notificaciones para evitar que mis ojos se queden atorados dentro de mi cabeza, no vaya a ser que los gire tan recio que ya no vuelvan a su posición original. Mientras, recuerdo cuando los veía en los bares, en los restaurantes comiendo con una gran sonrisa en el rostro. Ahora están sudorosos, perpetuamente enfundados en ropa de ejercicio y sin tiempo para compartir unas cervezas.

Pero entonces despierto un día, precisamente en mi cumpleaños 34, y la espalda baja decide que no me voy a mover en un buen rato. Que si la ciática, que la postura, el trabajo sedentario, el viaje en auto. Hasta el sobrepeso sacaron a flote (cuando a alguien no le gusta algo de ti, lo va a meter a la conversación aunque no venga al caso. Por ejemplo, yo casi uso un "¿No será que ese pantalón te salió defectuoso porque eres un machista de lo más imbécil del mundo?", pero me controlo), pero el diclofenaco no se raja y hasta pude bailar, Coronita en mano, un par de horas después. Sin embargo, y porque me echaron porras, conocí el entrenamiento funcional.

Ah, entrenamiento funcional: disfrazado de jueguito aunque cargado de disciplina que, a la fecha, me tiene haciendo berrinche cada tarde en que toca ir. Las primeras sesiones fueron una tortura dolorosa que me recordó que el ser humano es muy pendejo: damos dinero para hacer cosas que nos lastiman días después —o hasta gratis. ¿Recordaron a sus ex? Pues eso— con el aliciente de que el paso del tiempo reafirma esa máxima de que el cambio surge con la repetición. Yo ni músculo tenía en el antebrazo. Hoy empieza a asomarse, tímido como un conejo de pradera detrás de una piedra junto a la mesita del picnic. Ya no me desmayo a media sesión, puedo hacer más de una lagartija (con las piernas dobladas, pues), la espalda baja ya no da señales de chingarme la vida y he bajado un poco de peso sin necesidad de dieta. O sea, sí funciona y me caga que funcione, porque entonces entiendo el entusiasmo desmedido de una prima que se metió al crossfit y, algunos meses después, luce bikini diminuto espectacular y hace 22 lagartijas seguidas (con las piernas estiradas) con vestido y tacones. Es mi héroe, la verdad.

Me caga que me haga sentir tan bien, pero me cueste tanto trabajo. O que cuando decida no ir, me sienta culpable y me den ganas de disculparme con la de recepción, como si ella fuera la que diseña mi rutina y estuviera esperándome con anhelo rosasalvejero, asomada a la ventana.

Aquí estoy entonces. En este camino de altas y bajas, aprendiendo a querer mi cuerpo, entendiéndolo y sorprendiéndome de las cosas que, poco a poco, puedo hacer por la constancia, sorprendida porque, además, las exigencias físicas del entrenamiento funcional PORFIN me han disminuido la necesidad del cigarrillo. Es el colmo, totalmente. Si escucho reguetón en la ajena bocina de un extraño ya no me dan convulsiones, sino un incontrolable impulso de una sesión de burpees. ¿Quién iba a decirme que esos ritmos no me iban a poner cachonda mas sí deseosa de ejercicio? Hace un par de semanas me invitaron a una cata de café y cerveza. ¿Saben qué dije? Que no, porque el ejercicio. Como con Moby Dick: he decidido interrumpir la sesión de American Gods o la séptima vuelta a How I Met Your Mother con tal de avanzar y disfrutar las apariciones de Ahab, que el egoísta de Ismael raciona para mejor contarnos sobre las diferencias entre un cachalote y una ballena de Groelandia (culero).

Soy difícil de domar

Lo que quiero decir es que no soy ni la sombra de lo que era. Y todo gracias al ejercicio. Que me caga.

Abril Ambriz Posas

Twitter: @ladyprovolone

 

 

23 junio, 2016 - No Comments!

Al cien | Consejos para una buena oficina

Antes de llegar a YuJo! como practicante ya había tenido otros trabajos, pero nunca uno de tiempo completo, donde pasara 9 horas en el mismo lugar, con las mismas personas. Al llegar aquí me di cuenta que sentirte cómodo en tu lugar de trabajo, sobre todo en cuanto a la relación con tus compañeros y jefes, es esencial para tener las ganas y motivación de levantarte a las 7 de la mañana —al menos yo no era la mejor levantándome temprano antes de llegar aquí—, todos los días, para llegar a la oficina sin jeta y con el empuje de empezar la mañana con la mejor actitud y no sentir el día tan pesado.

No es que quiera presumir que mi ambiente de trabajo sea el mejor (aunque la neta sí) pero he encontrado aquí ejemplos claros de cómo llevarte chido con tus compañeros, cómo vivir en “familia“ en la oficina, y cómo hacerlo una realidad por meses y no sólo las primeras semanas. Me imagino que muchos tienen experiencia con esto, y que probablemente no sea fácil para todos mantener una sana convivencia laboral. Así es que si quieres seguir unos consejos para vivir igual de felices que los YuJo! (según lo que he visto en cuatro meses), lee esta nota sin parpadear y síguelos al pie de la letra:

Acepta tu apodo

Si tu apodo no es ofensivo, no está feo y te da personalidad, acéptalo, quiérelo y hasta abrázalo. Ejemplos en YuJo!: Bebocho, Txutxis, La Viejona y Agril.

Saluda a tus jefes con un “chócalas“ todos los días

El manotazo quita lo incómodo y formal de un beso o un apretón de manos. No subestimes el "chócalas" e inténtalo con tus jefes. Si no les funciona, lee detenidamente el disclaimer del final.

Aprovecha los momentos de convivencia

Ya sea comer juntos, echar un chisme, recomendar una película, caminar juntos a comprar comida, reírte de los chistes de los demás, echar porras en el futbolito o beber las chelas, cualquier momento de distracción en compañía de los demás es mejor y más divertido.

No digas “no“ al futbolito

Jugar "uno a 5“ inesperadamente es relajante, y quedarte fuera es perder uno de los mejores momentos de la mañana. Pro tip: únete al equipo que tenga al mejor jugador.*

Mantente al tanto de tu celular

La convivencia no termina al irnos del trabajo. Comparte con tu amigos de oficina, cada vez que puedas, cualquier cosa relevante que te suceda después de irte. A diferencia de tus grupos de amigos, siempre habrá alguien que te conteste, quizá pensando que era una emergencia o una invitación a fiesta.

Comparte el moncho

Nunca se debe pedir comida, ir al Oxxo o comer un moncho sin preguntar antes “¿alguien gusta?“. El respeto al antojo ajeno es la paz y es grosería dejar a los demás con las ganas y agallón en la lengua.

No distraigas tanto

Al principio no entendía por qué en YuJo! todos hablaban por Telegram. Después comprendí que es una manera de no distraer a los demás, pues así cuando tengan chance, lo revisarán y te contestarán. Extra: también pueden tener un momento de karaoke en el mensajero sin lastimar los oídos de los demás.

Junta de tráfico

En YuJo! compartimos cada lunes, BREVEMENTE**, los momentos más importantes de nuestro fin de semana (normalmente se extiende más de lo pensado), donde aprendes y te interesas sobre lo que les gusta y sucede en la vida de los demás. Hazlo con todos tus compañeros y conoce desde qué lugar nuevo para cenar les gustó, hasta qué día del fin de semana lavan.

Respeta los acuerdos

No dejar tantas salsitas en el refri, utilizar el baño indicado según la necesidad y cualquier otro acuerdo que tengan: RESPÉTALOS, no hace falta decir por qué.

Si crees que tú la pasas bien en tu horario laboral, y que cumples con estos básicos requisitos, ¡felicidades, eres un buen compañero! Si no, ve al súper, compra moncho y es tu momento de empezar.

PD: Gracias a mis compañeros de YuJo!, estoy feliz aquí 🙂

*Yo siempre digo “no“ al futbolito porque no me gusta perder pero he optado por ver desde cerca, echar porras y emocionarme (también cuenta, ¿no?). N. de la A.

Aline Flores Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka

Disclaimer: No me hago responsable de ningún error, quedada en ridículo, pleito o despido provocado por seguir alguna de las pasadas recomendaciones. Cada quien es responsable de sus actos.

**"Brevemente" puede variar de cinco a 35 minutos por persona, según el nivel de detalle que cada quien quiera compartir. N. de la E.

2 junio, 2016 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Mendigando por un clic

Una de las maravillas del Internet es que tienes acceso a lo que sea.

Dije "lo que sea".

Así como puedes darte cuenta de que todo, efectivamente, ya está hecho, en Internet también encontrarás mucho material que te servirá de respaldo en futuras discusiones, etílicas o bajo el influjo del sopor que una deliciosa comida de la abuela le da a la sobremesa. Entre galaxias y galaxias de textos, estudios, contenidos, reportajes, artículos y, en general, lo que sea, se tiene que encontrar una manera de llamar tu atención para que leas, adoptes y compartas escritos de 200 palabras o menos, en los que se intenta explicar el mundo.

Esta actitud se entiende, ¿cierto? Así que los responsables buscan diferentes tipos de estrategias —algunas más honorables que otras—: se invierte en una pauta publicitaria para llegar a personas que ni saben que existe el perfil creador del texto o video; se contacta a una celebridad o un influencer (ñáñaras) para que le dé eco a tu contenido; lo compartes ad nauseam, hasta que por fin pegue en algún foro más intolerante que los rooms de Reddit o 4chan.

Y otros, los orcos de los contenidos, aplican el famosísimo clickbait: le dan un título ambiguo, pero llamativo, con el que se puede asegurar o no que lo que estás por leer te ofrece la prueba irrefutable de la existencia del Chupacabras. La Estrategia Maussan, le dirán otros. Los periodistas serios —los que sí investigan y confirman referencias antes de compartir que Margarito murió— odian este artilugio.

De un tiempo acá he visto una galería interesante, que raya poquito en lo patético:

Captura de pantalla 2016-05-31 a las 12.27.06 p.m.

Sólo porque leíste Harry Potter no te conviertes en personaje de ficción. Aplica igual si te crees La Maga de Rayuela.

 

500 days of Summer

Y seguro tendrá el mismo destino que este romance.

 

De Eslamoda.com

Amor es desperdiciar papel en mensajitos desechables.

 

¿Cuántos más, Summer? ¿CUÁNTOS MÁS?

 

¿Por qué todos los campos de golf deben tener un estanque con cocodrilos?

 

¿Sutileza? No conozco ese Pókemon.

 

Oso mil si tu esposo lo comparte en su muro, así, de pronto.

 

El acoso vende. El sexo qué.

 

Este es el nivel más bajo de la creación de contenidos, porque además de jugarse con el morbo —que es sagrado— se hace con los sentimientos, que son más molestos de hurgar cuando te paseas por Facebook, bajo la bandera de "ser constructivo". No.  Ser constructivo tendría que ser un trabajo basado en las reflexiones, no en un montón de listas a la Buzzfeed que sólo sirven para señalar al otro como el culpable de nuestra propia miseria, y no a un mal ajuste de percepción de la vida.

Es lo malo de las redes sociales: las puedes configurar a tu modo, así que si no tienes ganas de tener diálogo con alguien que piense diferente a ti, los bloqueas, borras, dejas de seguir o, simplemente los ignoras. Del mismo modo inundas tus comentarios con citas de otros textos hechos para que, precisamente, cites aunque no tengan fundamento científico, pruebas de lo que se menciona o, NI SIQUIERA, buena ortografía. De ahí luego surgen los que se basan solamente en Pictoline, Cultura Colectiva, Pijama Surf, Bored Panda, Sopitas u otros sitios en apariencia inofensivos que —en serio, háganme caso— sólo esperan ganar un montón de clics y ya.

¿Por qué escribir un texto que sí valga la pena compartir? Porque implicaría hacer investigación más allá de la primera página de resultados de Google, encender al menos el spell check de tu procesador de textos, pedirle a alguien más que te ayude a editarlo e incluir referencias y, no manches, ¿quién tiempo para eso? ¡El engagement es dinero, gente!

Luego nos damos cuenta de que la mitad de lo que compartimos no es cierto, y no porque tu prima no se dé cuenta de que le cree a El Deforma, sino porque Pictoline sobresimplifica los estudios que convierte en gráfica o plagia obra de otros diseñadores sin otorgarles crédito o compensación.

O porque nos hacen pensar esto, que resulta no ser cierto si se lee con detenimiento el estudio, rompiendo nuestro corazón en mil pedazos:

La mala resolución de la foto es de origen. Lo juro.

 

Estamos escribiendo mucho en Internet. Tanto, que es más sencillo sólo leer lo que está a la mano, en su mayoría hecho para justificar una inversión de miles de dólares o, eventualmente, ser el jefe de GIFS de gatitos. Si no le exigimos a los creadores de contenido un poquito de decencia, calidad y esfuerzo, entonces que no nos sorprenda que nuestros muros y feeds se vayan pudriendo poco a poco, junto a nuestra profesión.

Tú sabes quién eres.

 

Abril Ambriz Posas

Tumblr: ladyprovolone.tumblr.com

Twitter: @ladyprovlone

9 marzo, 2016 - No Comments!

Stay chido! | No tengo restirador, pero sí una mesa

Quiero empezar diciendo que toda receta tiene, como ingrediente principal, la creatividad. Sin importar si es comida, números o diseños, el sabor siempre será infinitamente mejor.

45 kg de pasión-amor

40kg familia-infancia

10kg persistencia-trabajo

5kg ___________________ (espacio en blanco para ingrediente extra y personal).

Para elaborar esta receta nada mejor que citar algunos de los ingredientes especialmente seleccionados para esta nota.

No es necesario usar el microondas.

Francis Mallmann

8013485

"Siempre soñé con la libertad de creer sólo en mí mismo y no ser manejado por alguien más."

"Trato de decirles que dejen la silla, el sillón, la oficina y salgan."

"Tomo decisiones y eso es lo más lindo de crecer, aprendes a decir que no, de una buena manera."

"Cuando empiezas sigues a esos ídolos, los imitas tanto que se te olvida tu propio tono de voz; en algún punto debes encontrar tu propio camino, tu propio idioma."

"Quería regresar a eso que me hacía imaginar cuando era niño, quería recuperar esas vivencias."

"Todos deberíamos conquistar algo en la vida, se necesita mucho tabajo y mucho riesgo."

"Atmósfera alegre para un trabajo duro."

Niki Nakayama

niki-nakayama-chefs-table-netflix-1024x702

"Cada día mejor [sic] en todos los sentidos. Todo se hace con: concentración, pasión, gratitud, amor, cuidado, propósito, intención, fe."

"Cocinar es lo único donde confío totalmente en lo que hago."

"Todo se basa en lo que siento."

Magnus Nilsson

magnus_sm

"Cuando eres una persona creativa, siempre estás influenciado por las experiencias que tienes."

"Me parece estúpido seguir haciéndolo como se hace ahora."

"Es emocionante el momento en que te das cuenta que descubriste algo importante, que está allí, a la vista de todos y que nadie lo utiliza."

"¿Cómo transformarlo para que sea mejor?"

"Descubrí muchas cosas durante esos viajes que no sabía que existían, y que de algún modo, han influenciado lo que hacemos hoy en el restaurante."

"La única forma de mantener vivas las comidas tradicionales es permitiendo que se adapten."

"Un plato nunca será mejor que el ingrediente."

"Como persona creativa, sentir que cocinas la comida de otro, no resulta especialmente placentero."

"En toda creación, lo que se elabora es reflejo de la persona que lo hace."

Massimo Bottura

25-massimo-bottura.w1200.h630

"Cuando tienes una relación hablas el mismo idioma. Si hablas el mismo idioma puedes compartir un mismo diálogo. Compartimos el idioma de la creatividad y de los sueños."

"¿Por qué no servimos algo bien (sic) provocativo?"

"La tradición nunca respeta a los ingredientes."

Sírvanse, copiosos, se vale repetir y, sobre todo, elegir y modificar según sus más grandes anhelos y gustos.

Yo no dejé nada, sin albur: me la eché completita, incluso tuve espacio para el postre y lo mejor de todo es que no hice sobremesa, más bien me inspiró a mantenerme “comiendo”.

Tengo hambre.

Tito

Instagram: titorama

Tumblr: brandingdong.tumblr.com

2 marzo, 2016 - No Comments!

Somos buenas ondas | Falsogordo

Estaba en conocido centro comercial , junto al aparador de una tienda Inditex, y me llamó la atención una playera con el estampado de una pizza feliz y otra de unas papas a la francesa. Más tarde abrí Facebook y sobraban las recetas para hacer comida con tocino, queso, chocolate, carne y, principalmente, ausencia de vegetales (incluso kale y chía).

Me acordé de las bandas de hair metal como Poison, Mötley Crue, Twisted Sister y Ratt . Para los que tenemos recuerdos de los noventa (y no sólo actas de nacimiento) sabemos que estas bandas tenían el cotorreo de maquillarse, peinarse y vestirse como mujeres y, contrario a lo que alguien podría pensar, no eran gays, o por lo menos la mayoría anunciaba a los cuatro vientos que era mujeriego, con más de un video casero (en VHS, con la fecha) teniendo sexo (mucho) con la actriz más ricarda del momento.

Así como en esa gloriosa época lo in era vestirte como mujer pero actuar como macho alfa, hoy vivimos una nueva etapa: falsogordo.

—¡Sí, sí amo la pizza! —come ensalada.

 

—¡Wow! Mira esta receta de tocino, con tocino, y más tocino, estoy salivando —hace atún.

 

—¿Ya fuiste al restaurante donde te dan un sándwich de helado con popstars?

—No,¿ y tú?

—Sí, entre cuatro compartimos un vaso de agua.

 

Falsogordo/a : del lat. gurdus y falsus. Adj. Dícese del que habla, piensa y viste con ropa de gordo, pero con el mismo deseo de no serlo.

Ejemplo: comprar una playera que diga “Tocino te amo”; compartir un video de un sándwich envuelto en tocino, relleno de tocino y rebosando queso mozarella con el título Necesito, y una que otra foto del plato que tienes enfrente con la palabra “casual”.

Los que conocemos Inditex y predicamos con el ejemplo el amor por la comida, sabemos que esas playeras de gordo no le quedan a ningún gordo.

Captura de pantalla 2016-03-02 a las 5.42.58 p.m.

¡Calumnias!

La era del falsogordo apenas comienza, es hora de usar los pants para buffet.

O quizá mejor no.

 

Jorge "Yuca" Ávila