All Posts in Televisión

8 febrero, 2017 - No Comments!

Especialidad, brother | Atlanta

Las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje; son lugares de trueque, como explican todos los libros de historia de la economía, pero estos trueques no lo son sólo de mercancías, son también trueques de palabras, de deseos, de recuerdos.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles.

 
Una larga escala en el aeropuerto de Atlanta sirvió como excusa para reencontrarme con un viejo amigo y conocer por unas horas esta ciudad famosa por su escena de hip hop y abundantes strip clubs —no vi ninguna de las dos cosas.

En cambio, pude apreciar la idílica vida suburbana, en la que no había ni una persona de color a cinco kilómetros a la redonda. Después de una buena comida y charlar de diversos temas, era hora de embarcarme rumbo a mi siguiente destino, sabiendo que había escuchado sólo una de las miles de voces de esta ciudad.

Un par de años después aparece Atlanta.

Su creador, Donald Glover (o Childish Gambino), cumple con esa oda al ego: escrito, actuado, producido y dirigido, con resultados muy satisfactorios. ¿Su objetivo? En sus palabras, hacer Twin Peaks para raperos.

No sé si esto haya sido una broma, pero hay algo, en cada capítulo, que tiene un toque en cierta forma surrealista y cargado de cierto humor negro (pun intended) que la convierten en esa rara especie de series que tocan muchos temas e historias a la vez.

Aunque la historia sigue los esfuerzos de Earn para aprovechar el relativo éxito su primo rapero Alfred “Paper Boi”, también abre otras puertas para temas, como el día a día de una madre soltera, el impacto de las redes sociales, consumo de drogas, uso de armas, entre otros.

Tema aparte es el inherente racismo que nunca abandonó a nuestros vecinos, y que de alguna forma inunda toda la toda la serie y la realidad de muchas personas. Todo esto sin perder el humor.

En fin, la serie funciona un poco como un rompecabezas en el que, si se observa una pieza con detenimiento, puede dar pistas de algo más grande que existe detrás.

Mención aparte, toda la música que se utiliza.

Bonu.
El episodio 7 es un una especie de talk show en el que aparecen comerciales que serían la envidia de cualquier publicista. Les comparto un par:

Las ventajas de tener el precio de tu producto en la lata.

 

Malt liquor es lo peor que puede haber para tomar, pero ¿qué tal si se le da una vuelta?

 

Gustavo Ramírez

 

N de la E: Atlanta se produce por FX. Si todavía no aparece en la barra de programación de su versión en América Latina, siempre se puede confiar en los torrents.

 

 

30 noviembre, 2016 - Comentarios desactivados en Especialidad, brother | Westworld

Especialidad, brother | Westworld

Existen ocasiones en que un grupo de gente talentosa se reúne, y la mayoría de las veces, el resultado es una supernova que nos envía destellos de luz a nuestras vidas. Bueno, tal vez eso sea muy dramático, pero los invito a que piensen en los Traveling Wilburys, el Dream Team o tal vez Wisin y Yandel.

En este caso es Westworld, una serie escrita por Jonathan Nolan (Memento*; Interestelar), basada en una película de Michael Crichton (Jurassic Park) y producida por J.J. Abrams (ya tú sabe).

La premisa puede parecer sencilla: un parque de atracciones con temática del viejo oeste en el que los visitantes (newcomers) pueden hacer lo que quieran; desde buscar a un fugitivo o un tesoro, dar rienda suelta a sus pasiones más bajas o simplemente pasear. Todo esto abre la puerta a reinventarse a sí mismos.

El punto central es que los habitantes de este parque (hosts) son androides que no pueden hacer daño a los visitantes y cuentan con recuerdos instalados y conciencia para darle consistencia a sus “vidas”.

Esto funciona en tantos niveles y toca muchas cuestiones tanto morales, filosóficas e incluso problemáticas que se podrían dar en el futuro cuando los robots se integren a nuestras rutinas. Confirma que las memorias son algo pantanoso y poco confiables, que la narrativa de nuestra existencia puede ser cambiada con relativa facilidad, que el Yo es algo tan tambaleante como aquellos primeros pasos después de una noche tomando cerveza sobre la barra, o que la moral es una delgada tela que puede ser cortada fácilmente por nuestra naturaleza.

Sin afán de entrar en detalles, o los temidos spoilers, recomiendo ampliamente esta serie que, sin duda, los retará en muchos sentidos. Y sí, es HBO, así que pueden esperar una dosis de desnudos frontales, orgías (al menos una), violencia, sangre y un buen soundtrack; pongan atención a lo que toca la pianola en los episodios.

Por último, se vuelve inevitable pensar el que se haría en caso de ir a Westworld. Si alguien me llegara a preguntar, no sé ustedes, pero me pondría en modo “fan de Menudo” y mi respuesta sería: “Muchas cosas, wuuuu.”

 

Gustavo "Gustichito" Ramírez

gustavo@yujo.com.mx

 

*N. de la E.: En realidad, Jonathan fue autor del cuento "Memento mori", que inspiró el guión que su hermano, Christopher, escribió para la cinta del 2000, Memento.

29 junio, 2016 - No Comments!

Piña Fresca | Y llegó el invierno

Todo el mundo está súper obsesionado con Game of Thrones. Yo, la verdad, no creo que sea tan buena como dicen. En esta temporada se han dicho mucho cosas como “es el mejor capítulo de todos los capítulos que he visto hasta el momento” o “felicidad extrema por la resurrección de Jon Snow”. Justamente ese suceso (con el que se inauguró la sexta temporada) me hizo perder completo interés.

De inicio yo sólo sabía de GoT por un compañero que había leído los libros y en los tiempos libres nos contaba muchas cosas que aparentemente no salían en la serie. Me interesó tanto que hasta me aventé varios capítulos seguidos para ponerme al corriente. Poco después comencé a juntarme con varios amigos los domingos, preparábamos botanas y juntos disfrutábamos de un magnífico capítulo que nos dejaría impacientes por ver qué podría pasar después. Siempre había situaciones impredecibles, personajes que odiabas y vivían, otros que apostabas eran los buenos y morían, miles de historias por enlazar y muchísima fantasía que hasta ese momento me parecía aceptable.

Muchas veces he pensado en cuál es la razón por la cual ya no me gusta tanto GoT. Las primeras temporadas de verdad me encantaban. De hecho le eché un poco la culpa a los White Walkers, que según una amiga son “lo mejor de la serie”, pero para mí (y puede que me eche a muchos encima) los zombis son de lo más lame que existe: muertos vivientes que puedes volver a matar y manejan un ritmo torpe y pausado. Lamentablemente, poco a poco han ido teniendo mucho más protagonismo que otras cosas que me parecen más interesantes, pero si acaso es verdad que la batalla final sería contra ellos, mi decepción escalaría el Everest y se quedaría ahí congelada aceptando su destino.

Y lo que pasa es que todo lo que la hacía una serie sin igual se ha perdido desde la quinta temporada. Yo la esperaba con muchísimas ansias, como cualquier otro fan, pero vi dos capítulos y me aburrió tanto que la dejé de ver. Y según yo ni siquiera le daría oportunidad a la sexta temporada, porque gracias a que el Internet está plagado de una gran cantidad de información, conocida como spoiler, podía mantenerme al tanto de lo que pasaba sin necesidad de perder mi vida una hora frente a una pantalla, viendo aburridísimos capítulos.

Pese a mi desmotivación, mis amigos me convencieron de que nos reuniéramos de nuevo a ver la sexta. Y con un poco de esperanza me senté a ver lo que catalogo como la evidencia de que esa serie ya sólo estaba modificando todo al gusto y necesidades del espectador. Y es que cómo no revivir al señor Snow si es el favorito de todos —hasta mío, porque es sumamente sensual—, pero no manches, yo pude asimilar su muerte y dejar que la historia continuara.

Mucha gente la ha defendido con argumentos como “esta temporada es puente, si no amarran todo va a terminar como Lost. ¿Quieres otro Lost?”.

56152-img694imageshackus-pK0S

¿Por qué querrías otro? ¡MONSTRUO!

Sin embargo en las primeras cuatro sí había muchos episodios puentes y otros que enriquecían esos puentes y todo quedaba en un perfecto balance, pero estas últimas dos deshacen nudos y todo se vuelve tristemente predecible. La neta la continué con el incentivo de que, si no la veía, prácticamente me perdería la mitad del humor del Internet gracias a los infinitos memes de GoT y éstos no me los perdería por nada: están mejor que la serie.

photo_2016-06-29_13-33-13

Juan Nieves, el resucitado.

Luego de ver con decepción el penúltimo capítulo, que todos elogiaron y que vi al día siguiente sin sorprenderme de nada —como en cualquier otro capítulo predecible de GoT—, llegó el cierre de temporada que, creo yo, salvó las últimas dos, a tal grado que ahora realmente espero ver la siguiente.

A diferencia de muchos, no creo que sea la mejor serie, pero vaya que ha movido al mundo entero y nos ha sorprendido innumerables veces, así como nos ha dado infinidad de material para reírnos en las redes sociales. Así que si usted no la ha visto hasta el momento, no se preocupe, puede ver muchas imágenes y leer en una tarde toda la trama y con eso estar listo para acompañarnos dentro de un año en la emoción de la lucha por el trono.

Y espero que sea del trono y no de la supervivencia contra los White Walkers.

13 abril, 2016 - No Comments!

Al Cien | La tecnología pudo más que yo

Mi primer día en YuJo! fue hace como un mes. Quizá hay mucho que destacar sobre estas semanas, pero definitivamente esta nota no es para hablar de mi reciente llegada, por eso únicamente me limitaré a presentarme para los fieles seguidores del BlogYujo!:

soy su amiga Aline, aka "La Viejona"*.

 

Al entrar a la oficina escuché a alguien mencionar que era bueno tener a un millennial en la oficina; no contaban con que todos sabrían de tecnología, redes sociales, y face swaps más que yo.

Prueba de esto es que mi computadora tiene meses un poco averiada. Desde el día uno Tito me preguntó qué pasaba con ella y contesté “Va a volar“. Sí, ya se pueden imaginar cómo suena, no sé qué tiene ni cómo actualizarla. Lo que quiero decir es que a mí, ya sea por descuido, falta de interés o lo que sea, la tecnología me rebasa, y prefiero el papel y pluma que siempre me acompañan pues, según yo, me dejan expresarme mejor.

 

No lo puedo evitar: nací en la era tecnológica y al mismo tiempo no me deja de sorprender, aunque me haga vivir con el miedo constante de ser víctima de ella y me obligue a perderme en el mundo cibernético**, hasta el punto de que mi interacción con las personas deje de ser presencial. Y a pesar de que todos vamos para allá, no me logro acostumbrar a tener a las personas a mi lado y que me hablen por Telegram, pero no cabe duda: la tecnología es esencial en el trabajo...

y en la escuela...

y en las relaciones...

y en las comunicaciones...

y en la vida en general.

 

De cualquier manera, los quiero convencer de que dejen su celular o computadora y se pongan a platicar con esa persona que ni siquiera conocen, pero está atrás de ustedes en la fila de las tortillas. Por eso les comparto aquí algunas referencias de cuando la interface te consume y te enredas en ese mundo oscuro —aunque perrísimo— de “lo que vienen siendo“ los dispositivos inteligentes y el Internet.

 

Black Mirror

La pueden encontrar en Netflix.

Me voló la cabeza por semanas y todavía no me logro recuperar de ese mindfuckeo. Es una serie británica que muestra la vida en el futuro, los carros todavía no vuelan pero la tecnología desafía el ciclo natural de la vida y te sientes tan cerca de eso que te asusta.

 

Ex Machina

Dos palabras: inteligencia artificial^.

Her

Probablemente todos ya la vieron, pero vale la pena que la vean de nuevo y vuelvan a caer en cuenta que hasta un sistema operativo nos puede friendzonear.

 

Por todo esto y más sigo prefiriendo mi cuadernito en la bolsa y el casi obsoleto iPhone 4 que no pienso cambiar.

 

Coman mucho.

Aline Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka

 

*Apodo puesto por mis compañeros de YuJo! (y mis papás). N. de la A.

**De cualquier manera no creo que pueda llegar muy lejos con el iPhone 4. N. de la A.

^ Y Oscar Isaac, por dios. N. de la E.

12 agosto, 2015 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Seinfeld: clases de mercadotecnia y publicidad

Jerry, just remember: it's not a lie, if you believe it

George Costanza

Los que nacieron en los 90, quizá, estén hartos de que los ochenteros (y más añejos), citemos a Seinfeld como una de las series más importantes, al menos cuando hablamos de la historia de la televisión estadounidense, con la que en contadas ocasiones hemos comparado la nacional, sólo para darnos cuenta de que todavía no estamos cercanos a los riesgos y productos de calidad que nos retacan desde lo más norte de nuestro norte.

Sin embargo, hoy no hablaré de su impacto en la manera en que se desarrollaron las series, ni de cómo su premisa en realidad debería ser que es una serie acerca de todo, o en lo absolutamente genial e inmortal que es George Costanza --bueno, tal vez sí lo mencione un poco más adelante--, sino en aquellas cosas que dijo acerca de la publicidad que, ingenua en ese entonces, no noté hasta que comencé a trabajar en este medio.

Por ejemplo:

La magia de un pegajoso jingle 

Bien, aquí es donde me contradigo y declaro que George es el mejor personaje de la serie. No importa los argumentos que tengan en contra, de este caballo no me bajo y háganle como quieran. Lo que me importa compartir ahora es cómo, a pesar de que siempre tiene todo en contra, sabe sacarle provecho a sus contadas y controvertidas fortalezas. Cuando tiene, ¡por fin!, la oportunidad de salir con una chica parecida a Marisa Tomei (recordemos que, en realidad, pudo haber cortejado a la ganadora del Oscar, si no es porque estaba comprometido en ese momento), sabe en la primera cita que las cosas no van a salir bien. ¿Su táctica? No abandonar el partido, sino que al despedirla en su departamento, dejar "despistadamente" un gorro de supuesto visón en uno de los sillones, para así tener el pretexto ideal para verla de nuevo. ¿Su teoría de que funcionará? Permítanme citar:

"Soy como un jingle. Al principio soy un poco molesto, luego me escuchas un poco más, me cantas en la ducha. Al tercer día es 'De Mennen'"

Aquí el video, de pésima calidad, aunque audible:

 

La habilidad de darle la vuelta a un concepto (porque lo pide el cliente)

Elaine Benes también tiene lo suyo, cómo no. No sólo tiene un estilo único para bailar, sino que es una mujer que afronta los retos con mucho miedo, pero sin echarse para atrás. Cuando Peterman deja la dirección de su empresa y delega la responsabilidad de editar el catálogo de su marca de ropa a Elaine, ella debe lidiar con el recién adquirido poder y pronto se emborracha en sus mieles, sin tener el respeto que (cree) merecer. Temerosa como es, no es capaz de regañar al encargado de la correspondencia en la compañía, así que en lugar de correrlo por inepto, lo asciende a redactor. No pasa mucho antes de que se convierta en su único colaborador y tenga que aprender a ajustar conceptos creados en la mente de este personaje, que más que un mensajero, parece asistente de Max Cady (madurar es poner un enlace a la referencia, en lugar de rematar con "el que entendió, entendió"):

 

Lo más tierno de todo es que lo hace todo muy casual, a pesar de estar hablando de lo difícil que es mantener los pies secos cuando pasas mucho tiempo pateando cráneos. Tal y como hacemos cuando, platicando un cliente, pide que en lugar de un comercial de gatitos surfistas, sea un musical con animación stop motion con artículos de oficina. Ya saben, "sólo un pequeño ajuste".

 

El súper poder de crear conceptos que convencen a la gente

Durante la séptima temporada (el final de sus años dorados), George y Jerry se dan cuenta de que su vida no tiene propósito alguno y que es hora de convertirse en hombres. Es decir, ambos acuerdan que se van a comprometer y dejarán de encontrar pretextos para desechar relaciones duraderas. Una vez convencidos, cada uno sale al mundo para tomar sólo decisiones trascendentes. En el caso de Costanza, decide comprometerse con Susan, exnovia a la que creyó haber convertido al lesbianismo. Jerry, por otro lado, llega a su departamento, quien en medio del frenesí de su nuevo plan de vida, le cuenta a Kramer que quiere cambiar su vida. Su vecino gorrón le dará un mejor consejo:

 

Cuando se trata de un cliente/consumidor indeciso, todo está en la forma en que se lo presentas, esté argumentado sólidamente o no. ¿Quién más contundente que Kramer?

 

Por éstas, y otras cosas, queremos tanto a Seinfeld.

*cue to Seinfeld theme*

Abril Ambriz Posas

Twitter: @ladyprovolone

Tumblr: ladyprovolone

Instagram: @ladyprovolone