All Posts in Redes Sociales

5 abril, 2017 - No Comments!

Se parece tanto al amor | La friendzone les hizo tanto daño

Entre la avalancha de opiniones y comentarios, especializados y de los que hacemos después de comer entre familia, que han empezado a acaparar la conversación en estos días sobre el caso de Tamara de Anda (por supuesto que saben de qué hablo), algunos definitivamente son más afortunados que otros. E independientemente de aquellos en los hay una falta de reflexión garrafal por parte de quienes se atreven a hacerlos en público, hay uno que me golpeó la memoria del mismo modo que una foto de la prepa me ha demostrado que no sólo la ropa que me encantaba en mi primera juventud está de vuelta, sino que entonces me quejaba de un sobrepeso nulo que por fin se materializó.

Hace 18 años también son hace 18 kilos, pero es tema para otra ocasión.

En esa época era la amiga «gordita» de una chica absolutamente hermosa. Junto a ella era imposible no sentirse un poco piltrafa, aunque de su parte nunca hubo esfuerzo alguno por menospreciar mis atributos físicos. Para eso estaban los demás y, claro, una misma —mi crítica más cruel fui yo, y jamás de manera constructiva. Maldita Abril Adolescente, qué bueno que ya te moriste—. Así que ahí estaba, la testigo en primera fila de los esfuerzos inútiles de un montón de atolondrados jovenzuelos que intentaron conquistar a mi amiga: pobres. Entre la marabunta estaba un tipo que, en retrospectiva tampoco entiendo por qué lo consideraba mi compa, suspiraba como un idiota por ella. Poseía el don de la palabra, le gustaba leer y me imagino que se sentía dentro de una trama de Daria —estaba igualito a Charles "Upchuck" Ruttheimer, sólo que con el cabello oscuro— cada vez que abría su boca salpicada de dientes torcidos, pues sus comentarios eran siempre agudos, sarcásticos y contundentes.

El de la izquierda. Upchuck es el de la izquierda.

También misóginos y machistas, pero eso no lo entendí hasta que supe un poco mejor qué son esos bonitos conceptos (fast forward a 2014: la Abril Actual no es mucho mejor persona que la Adolescente, lo sé).

Y así como suspiraba por ganarse el corazón de la inalcanzable, me compartía en corto sus frustraciones al ver que nomás no avanzaba. Hasta que un día encontró LA estrategia. Mi amiga no era millonaria pero sí tenía buen gusto. Con ella aprendí lo que es la albahaca, el café irlandés y las marcas de maquillaje que tienen sensor antirrobo porque cuestan igual que una camisa. Y, del mismo modo, era (¿es?) fan de los tulipanes. Como siempre he sido bien intencionada (léase: medio pendeja), se me hizo fácil darle esa pista al Upchuck IRL cuando me preguntó qué podría regalarle en su cumpleaños.

Así lo hizo, y con bombo y platillo. Bueno, lo que quiero decir es que pidió que llevaran el arreglo a la escuela, en horario de clase, para verle la cara de sorpresa y, me imagino, prepararse a recibir la ropa interior de la festejada. Por supuesto, le encantaron. Se sonrojó. Les dijo «hermosas». Y hasta leyó la carta que acompañó al arreglo. En ella, el buen remitente la invitaba a una cita. Una cena o comida, ¿qué importa?

Se ve incomodísimo

 

Mi amiga dijo que no.

¡Obvio, Upchuck se enojó! Se gastó 500 pesos en un arreglo, con el dinero que su adolescente ser había ahorrado en no sé cuánto tiempo, y le prometía una salida GRATIS a comer con él. ¿Era mucho pedir?

En ese momento no lo sabíamos, pero Joey Tribbiani (si le hacemos caso al Internet) ya había acuñado el término friendzone, sin embargo debimos esperar unos años más para que, también el Internet, distorsionara el término. Verán, si nos basamos en el episodio de Friends en el que Joey le dice a Ross que no tiene esperanzas con Rachel porque ya fue friendzoneado, sólo quiere decir que el objeto de deseo no te ve como potencial pareja sexual, sino como amigo. Y punto.

Cuando comenzaron los memes al respecto (véase: Friendzone Fiona), se refería a la situación en el que, principalmente los hombres heterosexuales, se ven relegados al papel de camarada mientras la cortejada se aprovecha de todas las ventajas que recibe junto a la atención de un enamorado. Verán, Rachel, hasta ese momento, no había usado la insinuación de un "tal vez" para que le regalaran tulipanes. Ni mi amiga tampoco: ella no le pidió que le regalara nada. ¿Creen que se salvó de recibir otra carta en donde le reclamaba su falta de educación y consideración, pinche vieja? Le puse una gritadera al tarado aquel cuando me enteré.

Igual a la que le puse a mi hermano cuando salió el tema de la denuncia de Tamara. Y es que es la misma, una y otra vez: ¿por qué un halago («guapa») se considera acoso? ¿Cómo es posible que no se aprecie que una persona reconozca belleza en otra, y se lo comunique de manera educada? ¿Por qué nos —dicen ellos— ponen en la misma categoría que otro que dice obscenidades, se saca el pene o toca partes del cuerpo sin permiso? ¿JAMÁS VAN A VALORAR A LOS HOMBRES BUENOS? Es la misma queja de aquellos que piensan que sólo porque cedes el paso a una mujer, le prestas tu abrigo si le da frío y escuchas las amargas quejas que tiene con su novio, el rockstar que la engaña y trata como basura, ya mereces que ella se abra de piernas cuando tú se lo pidas. Existen threads enteros de estos autonombrados “Buenos Muchachos” (no confundirse con Buenos Muchachos, del programa de radio que son mega chévere) en los que exponen, una y otra vez, sus tristes historias de amor injustamente no correspondido.

La friendzone les ha hecho mucho daño, amigos. Es momento de que se quiten el velo y entiendan de una vez por todas de qué se trata 500 days of Summer: la chica no te quiere, desde el principio te dijo que no va a estar contigo, así que no construyas castillos en el aire con expectativas que nadie te entregó desde el comienzo. Una vez que entiendan que nadie (ni una mujer: sorpresa) está hecho para agradecerte la existencia sólo porque eres amable, sabrán poner en perspectiva que ni siquiera sus mamis tenían razón cuando les aseguraban que todo lo bonito del mundo es sólo para ustedes por su linda cara. O, más bien, porque crees que eres buena persona.

No, el taxista no le dijo una grosería. Y aún así no significa que merece un aplauso o que no sea incómodo. Los que se han levantado en favor del otrora chofer anónimo, que lo han convertido en la cara de su bandera de ardidos y bebés emberrinchados, no sólo demuestran que no tienen la menor idea de cuál es el problema de fondo: se están proyectando.

Sépanlo: la friendzone no existe, es sólo la justificación que toman los "Buenos Muchachos" para comportarse como imbéciles cuando no les dan el dulce. Y una denuncia por acoso es aquella que se hace cuando lo que te dice otro, que no pediste, te agrede, invade tu espacio y te hace sentir insegura.

No se hagan los que no saben la diferencia.

*hiperventila*

Abril Ambriz

Twitter: @ladyprovolone

Instagram: @ladyprovolone

1 febrero, 2017 - No Comments!

Columnam | Solicitudes Filtradas

Las redes sociales son un fenómeno de esta década que, a mi parecer, ha cambiado la manera de vivir de los seres humanos, más que cualquier otro invento o descubrimiento en toda la historia del universo.
Todos ya sabemos para qué sirven y para qué les servimos. Y, al menos los que leeremos esta nota, sabemos perfectamente que sirven para unir a los que están lejos y separar a los que están cerca; y hablando particularmente de Facebook, el otro día me pasó algo muy chistoso que pensé que sería interesante compartir con ustedes.

 

Yo no le había dado ningún grado de privacidad a mi perfil porque se me hacía medio mamón hacer eso, ni que fuera millonaria para que me secuestraran o algo parecido. También creo que no lo había hecho porque, la verdad, me gusta que la gente pueda ver lo que hago —me refiero a mi trabajo como diseñadora, a cuando bailo y, ¿cómo no?, también a Toma que toma!
Tampoco es que ande aceptando a cualquier persona que me quiere agregar a sus amigos, ni publico cada lugar al que voy, ni cuántas veces me baño al día o selfies en cualquier espejo. Pero, Amigos, de verdad que en este mundo hay personas muy loquillas, y el día de ayer me topé con una, que me hizo entrar a la sección de configuración de mi cuenta y cambiar mi estatus de privacidad, para que cualquier pelafustán ya no vea mis cosas #mediomiedo

 

Les comparto este mensaje que me llegó alrededor de las 6 de la mañana (de esos mensajes que están un poco escondidos porque se van a Solicitudes Filtradas):

 

Hola Aida [sic] Morales, yo como aficionado de esta hermosura de baile Flamenco tengo el gusto de contactarla por mi deseo de escribirme con gente que desde luego le tiene tanto amor, cariño y adoración a este magno arte y baile.

 

Espero que guste de escribirse con el aficionado para simplemente interactuar, intercambiar cualquier opinión, pensamiento, idea, música, poesía, etc sobre esta maja y distinguida expresión artística del sur de España.

 

Deseo que se me acepte como amigo del flamenco por esta red de facebook para ahondar solamente en el tema de este magnífico baile andaluz.

 

Un saludo allí en la ciudad mexicana de Guadalajara donde reside esperando su amable respuesta por escrito. Sergio, aficionado del baile flamenco que es la hermosura representada en tan graciosos y elásticos movimientos del cuerpo. 😀 😀

 

 

Sí, esas caritas venían incluídas…

 

Y no quise ser mala onda y eliminar su solicitud de amistad luego-luego; primero quería ver su perfil y conocer un poco más de él, o al menos ver si teníamos algún amigo en común. Pero ¡oh, sorpresa! Cuando quise hacerlo ya era demasiado tarde (10 de la mañana del mismo día), me había llegado este segundo mensaje:

Mire Aida [sic otra vez] Morales, francamente yo no puedo esperar mucho tiempo como un paparulo por un contacto que a lo mejor usted no tiene el más mínimo interés y que por ende no prosperará, que al final se trate de perder el tiempo yo y hacerle perder el tiempo a quien contacto.

 

No quiero que se me tilde como IMPACIENTE pero, más allá de que usted pueda tener sus ocupaciones diarias, me extraña que no se meta en su página de facebook para averiguar que mensaje le envió, en este caso, el aficionado de flamenco últimamente.

 

Yo debo sentirlo pero veo que no pudo darse ese ameno como amistoso contacto que yo como aficionado del flamenco esperaba tener con una profesional del mismo, ahora cambié de parecer con este último mensaje que le enviaré, tengo que pensar que usted me terminó demostrando como un cierto temor acompañado de desinterés para contactarse amigablemente con el aficionado del flamenco que en este caso le contactó.

 

Con todo respeto, disculpe pero no me quedó otra que pensar cierta falta de voluntad, ganas o que se yo de su parte al momento de tipear el teclado para al menos haberme dado una respuesta por SI o por NO si usted gusta de comunicarse con gente que se apasiona por este arte andaluz.

 

Aparentemente usted no debe ser muy amiga de la escritura por esta red de facebook. Mejor entonces que no me envió la confirmación de amistad tras yo haberle enviado la solicitud de la misma si al final iba a demostrarme tanto desinterés, así de sencillo.

 

Esperar que usted me iba a escribir sobre el flamenco, lo dudaba mucho pero en verdad a mí no me sirve contactos así que cada vez que yo tenga que escribir, después siquiera reciba respuesta del otro que demuestre motivarle explayarse sobre el flamenco.

 

Pero bueno, no hay problema, le ignoraré entonces haciendo clic primero en cancelar solicitud y posteriormente clic en "eliminar amigos" (aquí evidentemente no se pudo hacer una simple amistad por facebook por compartir el mismo gusto hacia el baile flamenco). Luego haré clic ahí en "bloquear página" así no puedo verla más y rápidamente quedarme en el olvido la misma, es todo y ya no tendrá caso que me venga a escribir por una disculpa, lo lamento pero ya habrá sido tarde y no podrá comunicarse conmigo, le doy punto final a este contacto. Un aficionado del flamenco.

 

 

Al terminar de leer eso no sabía si me daba risa o miedo, si era una mala persona por no haberle contestado a tiempo; tampoco sabía ya si era o no una amiga de escritura por esa red llamada Facebook. Y me sentí un poco mal por que no podría comunicarme con él. Además, era la primera vez que me daban punto final como contacto.

 

Todo fue un poco (muy) desconcertante, pero como siempre digo: siempre se aprende algo y hay que tomar las cosas con humor. De cualquier manera, ya mejor no dejaré que el mundo entero se entere de mi vida.

 

Aída Morales

Una aficionada del flamenco que sí tiene voluntad para tipear el teclado.

instagram: momidaar

pinterest: momidaar

 

P.D. No considero que el flamenco se represente por movimientos "graciosos" ni "elásticos del cuerpo" #quenomame

 

 

25 enero, 2017 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Milestones de un CM

Facebook, quien se da cuenta de que sus usuarios queremos compartir absolutamente todo de nuestras vidas, creó un formato de publicación para que su autor pueda pavonearse con bombo y platillo. O, en este caso, con una banderita y la posibilidad de añadirle una fotografía de su elección.

 

Sin embargo, a pesar de lo estandarizado que es el formato del Milestone o Acontecimiento Importante —sólo se puede editar hasta cierto punto—, incluso en estas embarradas al prójimo también hay idiosincrasia. Tu ex compañera de la prepa que se casó antes de terminar la carrera nunca festejará levantarse sin cruda un domingo a las 3 de la tarde, del mismo modo en que tú ni siquiera sueñas con presumir que tu tercer hijo aprendió a cagar por sí mismo.

 

Por eso, es posible que si no eres un Community Manager tal vez no entiendas lo importante que son estos sucesos, pero, oh, somos legión, y en más de uno lágrimas de felicidad rodaron por su autor. O autora.

 

 

 

 

¡Hasta el engagement, siempre!

 

Abril Ambriz Posas

Twitter: @ladyprovolone

11 enero, 2017 - No Comments!

Somos buenas ondas | Thanks, Obama

“Nada puedes tomarte en serio”. “Deja de jugar”. “Esto es serio”. “Estás en clase”. Esas eran las frases que me decían una y otra vez cuando era niño, porque me ponía a jugar haciendo la tarea, inventaba canciones de cosas, bailaba con el sonido lavadora o de la impresora, hacía voces en el teléfono o encontraba el lado divertido en la clase de historia. Algunos ritalines y años después, esas frases evolucionaron a “Es una oficina”, “Es el jefe”.

Recuerdo que en uno de mis primeros trabajos me regañaron por decirle un chiste al jefazo, y luego el jefazo me dijo en corto que le encantó la forma en que rompí el hielo con mi “guasa”.  La verdad es que nunca he entendido esa necesidad que tienen muchas personas de hacer la vida tan aburrida, de tener que comportarte de cierta forma en ciertos lugares y con ciertas personas; yo creo que ya venden demasiados trajes grises en las tiendas.   

En la publicidad es menos común tener esas reglas tan rígidas, pero cuando me toca visitar a algún cliente en un corporativo se siente esa necesidad de “verse serio”. Es más importante aparentar que te estás tomando el trabajo de manera tan profesional que no puedes sonreír, cuando yo pienso que si tienes la capacidad de resolverlo, y te gusta, la forma de demostrarlo es estando feliz y disfrutando el momento.

A pesar de detestar la política y odiar la clase política que tenemos en este país —desde que interrumpían Los halcones galácticos para poner Partidos Políticos—, y que he estado expuesto a los discursos tiesos, estudiados, poco personales, aburridos, sosos y repetitivos de sus integrantes (y con el presidente actual, que a la cuarta palabra ya dijo una pendejada, pues peor), no pude ignorar el discurso de despedida de Barack Obama. Justo ayer fue el evento, y generó muchas recopilaciones de videos, fotos y acciones que se llevaron a cabo durante los 8 años que fue presidente. Algo que me encanta es su humor: a pesar de tener uno de los puestos más poderosos en el mundo, se da la oportunidad de reírse de él, de hacer bromas y de disfrutar el momento.

¿Existe algún político mexicano que se anime a leer sus mean tweets?

Thanks, Obama.

El mundo puede ser un lugar muy horrible y muy aburrido por cosas que no están en nuestro control, vale la pena pasarla bien mientras estamos aquí.

Jorge Yuca Ávila

Twitter: @yucaavila

22 diciembre, 2016 - Comentarios desactivados en Anuma | Consume local, o no

Anuma | Consume local, o no

El otro día, platicábamos durante la comida sobre el tema del comercio local. Nos preguntábamos si en realidad podríamos comprar únicamente productos nacionales, y mi respuesta fue “no”. Por lo menos no en una ciudad del tamaño de Guadalajara.

 

Es cierto que hay lugares en los que sí se consume mayormente local, pero no puedes dejar de comprar cosas que no estén hechas en tu país (a menos que vivas en China, y todo sea Made In China). Lo menciono porque, desde el triunfo de Drumpf, he visto que circulan cada vez más por las redes sociales esas imágenes de “consume local”, y está bien, aunque los vigilantes de lo políticamente correcto están al tanto de la gente que comparte esos mensajes, y al día siguiente son criticados inmensamente por hacer fila de 2 horas para comer una hamburguesa In & Out.

 

No todo tiene que ser tan extremo; claro que vas a comprar cosas hechas en otros lados, y claro que comprar lo hecho en México ayuda muchísimo a la economía local, a contaminar menos por los traslados más cortos, y a disminuir intermediarios, entre muchas otras cosas. Pero no se trata de consumir local nada más porque sí, ni de abanderarse de que únicamente se compra lo hecho en México, sino de ver las propuestas de tu zona y de buscar el producto (o la tienda) que llene tus necesidades de presupuesto y de calidad.

 

Desde hace un par de años he conocido marcas locales que hacen cosas que me parecen increíbles, y con muchísima calidad. No sé si de verdad hay un boom, o simplemente no había puesto tanta atención a estos trabajos, sin embargo creo que su popularización, en gran parte, ha sido por el auge de la venta en línea.

 

A propósito de las compras de pánico de estas fechas navideñas, les comparto una lista de algunos de mis marcas mexicanas favoritas. Si prefieren evitar las enormes filas de los supermercados, tiendas departamentales y zonas comerciales del centro (o simplemente prefieren apoyar el comercio local), aquí tienen algunas opciones:

 

Mitú Calzado 

Fauna Co. 

Tony Delfino 

Gallo Rosa 

Golden Ponies 

Ale Ceramics 

Kinoramica 

o_lab 

Tributo 

¿Dónde comprar en Guadalajara?

Nimia 

Pikmi

Sharky Le Funk 

 

Bazares (La Mirilla, Manos Mexicanas Bazar)

 

¿Dónde comprar en línea?

Kichink

Sólo buscas tu marca nacional independiente preferida y es muy probable que ahí la encuentres.

 

Jeka

instagram: @jekaspita

24 octubre, 2016 - No Comments!

Somos buenas ondas | El cliente no es un idiota

"The customer is not a moron. She's your wife" David Ogilvy

Los spots del Superbowl se volvieron igual de clásicos que el partido en sí: es el espacio donde Apple lanzó “1984” y donde, año tras año, cervezas, seguros, autos y últimamente videojuegos pagan millones de dólares por unos cuantos segundos y le dan un lugar importante a la creatividad.

Los spots de cerveza usualmente son los más graciosos, basados en el estereotipo del gringo universitario, desmadroso, simpático y ocurrente; los clásicos bebedores de cerveza light que, más allá de buscar el sabor, buscan el efecto de beber.

Todos sabemos que la cerveza light no se caracteriza por su sabor y que la clásica gringa no destaca por la calidad de sus lúpulos o sus maltas, porque realmente a sus consumidores les vale, ellos quieren beber de un barril directamente, de un embudo, ponerse de cabeza y aplastar las latas a golpes. 

El año pasado Budweiser lanzó un comercial hablando de calidad, de lo ruda que es su cerveza, de las maltas, del proceso, de que es nacional, que no es para todos, que es una CERVEZA con gran sabor. De un año para otro decidieron que su producto es para los que quieren degustar y no hacer pipí.

Hace poco, vi otro de Nescafé, (el café soluble por excelencia, el que hay en los lugares donde no les gusta el café, el que hay en las producciones que no hubo lana, el que tomas cuando no hay de otra ) muy parecido al de Budweiser: te hablan del tostado, del aroma, del sabor y de la perfección. El café que tomas cuando no hay otra opción, te dice que tienen un excelente proceso, te muestran lentes de pasta, tazas de peltre, hombres rudos tatuados, granos siendo tostados, espuma de café y tazas con crema digna del mejor barista.

Budweiser nos dice que tiene un proceso cuidado y que no es para todos; Nescafé nos quiere convencer de que tiene el mejor tostado.

Para mí, esto significa una de dos cosas: la gente de marketing se dio cuenta que ahora una parte importante de los consumidores está informada, quiere tomar productos de calidad, se preocupa por el sabor, el proceso y el origen de lo que compra, se volvió más exigente y tiene más opciones.

O la gente de marketing cree que los consumidores también son idiotas.

Jorge "Yuca" Ávila

Instagram: @yucaavila

Twitter: @yucaavila 

3 agosto, 2016 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Hoy renuncio

August is the month of last chances

@tinynoetzsche

 

 

Seis y media de la mañana.

Nunca puedo despertar antes que la alarma, así que cada día lo empiezo en medio del micro infarto que provoca el grito del aparato. Ese reloj tiene más de trece años conmigo, y la única razón por la que no lo he arrancado del muro para estrellarlo contra el piso es que mi madre me lo regaló el día de Reyes. Hace más de trece años me compró un reloj despertador, porque cuando cruzas la mayoría de edad, los seres mágicos te regalan objetos útiles, no pendejadas.

Todas las mañanas me levanto, tomo una ducha, me visto y salgo hacia el trabajo, siempre con el tiempo encima, en una bicicleta que todavía no domino y me doy cuenta de que a veces tengo más miedo de llegar tarde que de un autobús me atropelle. Hasta que un 640 pasa a diez centímetros de mi hombro y mejor me trepo a la banqueta, porque al diablo con la civilidad si significa convertirte en un mártir para la causa.

Hace poco cumplí 34 años y ya empezamos con los achaques que mi juventud no quiso prevenir: que si mucho café, que si las hormonas, que nada de Coca-Cola, nada de cigarrillos —mátenme—, hace falta más ejercicio, hace falta tener hijos y, bueno, que no me quiten la cerveza y el queso, porque mejor invoco la eutanasia y acabo con la miseria. Pero todo esto es normal, es parte de la vida: todo por servir se acaba. Lo que cansa no son las horas extra, las tormentas que convierten las calles en ríos por los que hay que pedalear a contracorriente, los cambios del cliente un viernes a las seis de la tarde o los berrinches de quienes no ganaron una beca del gobierno y tendrán que "seguir partiéndose el lomo", igual que millones de mexicanos que sobreviven con la mitad.

No cansa la certidumbre de que en este país hay más países que no conocemos: el que tiene policías comunitarias, prostitución infantil, casas de cartón, esclavos de fábricas, mujeres asesinadas. Y no nos olvidemos de aquel otro, el que tiene departamentos de lujo controlados por un sólo botón, desayunos con champaña, viajes "de impulso" al otro lado de un océano y Audis que quieren circular por el carril de bicicletas porque, cacha, así es México, wey. Que te digan que caes gorda al corregirle la ortografía a alguien más, y es que en el fondo sabes que si alguien no pone atención en eso, sospechas que en lo demás será igual de descuidado, valemadre y flojo, pero muy su pinche problema (pero seguirás corrigiendo, pues temes que si te pasa, nadie te lo diga, nunca).

Nop.

Lo que cansa es que esta generación tiene expectativas qué cumplir. La de mis padres tuvo una serie de reglas no menos agobiantes: toda la lista que Renton enumeraba empezó desde hace muchos años atrás, y la cargaron nuestro progenitores y todavía la arrastran nuestros hermanos mayores. ¿No me creen? Los reto a decirles que sus sobrinos no tienen que estudiar en una escuela privada, y así puede reducir su gasto, nomás para que vean el horror en sus ojos.

¿A nosotros? Ya no se nos exige poseer un coche, casa propia, matrimonio a la iglesia o que ocultes tu preferencia sexual —no que no haya discriminación. Eso todavía necesita más tiempo, junto a la violencia de género, el racismo, clasismo y otros ismos menos afortunados—, que vayas con corbata al trabajo o tengas una carrera con mil títulos. Eso ya es opcional. Lo que hoy se nos exige es ser felices.

Felices en Facebook, en Instagram, en Twitter, en nuestros boards de Pinterest, en los videos que nos toman para YouTube. Felices mientras hacemos maratón de Stranger Things, compramos boletos para la premiere de Suicide Squad o estamos por probar el siguiente platillo que nos llevará al hospital de tanta grasa (deliciosa, sensual y abundante grasa). Felices aunque vivas una semana cansada, aunque te acosen en la calle, aunque intenten atropellarte; aunque te critiquen por tener diez perros, no ser vegano, no usar Snapchat, no beber café orgánico-de-barrio-sustentable-gourmet; a pesar de que no tienes prestaciones, que los jefes no se saben tu nombre, que otros se paran el cuello con tu trabajo, que tu vecino le pega a su esposa, que tu hija no va a dejar al machito que le dice que sí la quiere pero primero debe terminar la terapia de pareja con su marida.

Feliz aunque el Internet falle cada cinco minutos y no puedas compartir ese GIF de gatitos.

¿Saben qué? Es extenuante. Si quiero estar triste, me pongo triste y lo disfruto. Porque la vida está hecha de todo, no sólo de lo que editamos y compartimos con extraños.

Hoy renuncio al feed perfecto y que se jodan los demás (y su ortografía).

Abril Ambriz Posas

Twitter: @ladyprovolone

 

27 julio, 2016 - No Comments!

Stay chido! | Design Disruptors

1

 

Empezaré por lo que quizá otros dirían hasta el final de la nota: el documental NO es definitivamente el mejor, no ganará premios, dudo mucho que Cinépolis lo pase y Video Diversión está por cerrar. Sin embargo, a muchos de los que nos gusta pensar y/o quejarnos, seguramente les interesará ver Design Disruptors.

Hace unos días tuve oportunidad de verlo en un evento gratuito; había mucha gente, reconocí algunos colegas diseñadores. Quizá esperaban ver algo sobre Photoshop, Ilustrador o diseñadores reconocidos en blogs, pero fue todo lo contrario —para la mala fortuna de algunos.

 

El arte se hace preguntas mientras el diseño genera soluciones.

John Maeda.

 

Paradójicamente, el documental invita a que todos seamos diseñadores, a involucrarnos con los diversos problemas (movilidad, seguridad, etc.) que enfrenta la sociedad sin distinción geográfica, educación y edad; todos los humanos en una visión cívica estamos colaborando a solucionar miles de problemas que evolucionan, crecen o se mitigan y se resuelven con la ayuda de cada uno de nosotros.

 

2

Imagen del documental

 

Para evitar el spoiler, sólo diré que el documental, a grandes rasgos, nos da a conocer actores y casos exitosos de lo que hasta hace unos años se lee mucho, pero se entiende poco: diseño disruptivo, un término que muchos usan para "embellecer" algún diseño de producto o servicio, para ocultar lo que realmente no está bien resuelto y por ende mal diseñado, o simplemente para verse interesantes. Realmente el significado es todo lo contrario.

Pero el término no es lo importante, la gran enseñanza del documental es hacerte pensar que los problemas del día a día pueden ser resueltos; lo malo está en que nos acostumbramos a ellos y dejamos de apreciarlos como tal y los minimizamos. Design Disruptors hace precisamente la invitación a ver de nuevo esos problemas, analizarlos, trabajarlos y tratar de resolverlos. Quizá los únicos requerimientos no conllevan tener el paquete de ADOBE, sino ser conscientes y pensantes, pero sobre todo a provocar esa ruptura de nuestras malas costumbres.

¿Qué tal que eres el siguiente fundador de _________________, valuada en $$$$$$$$$$ o quizá te compre ______________?

 

¡Ah! y si quieren verlo, sigan las redes sociales. Es muy probable que vuelvan pasarlo gratuitamente o de plano esperen a que uno de sus patrocinadores Netflix lo suba.

Pónganse las gafas de rayos anti problemas y mucho éxito.

 

 

Tito

Instagram: titorama

Tumblr: brandingdong

 

20 julio, 2016 - No Comments!

Somos buenas ondas | XL

Después de 2 años y más de 100 notas escritas por todo el equipo de YuJo!, decidí cambiar el título de mi sección Somos buenas ondas* a...

(suenan platillos, trompetas, oboes, gritos, ándale wey)

XL

WTF Girl

Silencio incómodo

Todos tienen una opinión sobre publicidad, sobre cómo llevar una agencia, sobre los clientes y sobre la vida. Yo también, pero con kilos de más.

De ahora en adelante, escribiré de lo que más me gusta hacer con lo que más hago: comer y publicidad (o publicidad y comer).

Sin más introducciones, presento la primera entrada oficial de XL:

5 spots de comida que recomiendo

Ya sea por la ejecución o el concepto, seleccioné estos 5 anuncios enfocados en la comida que van desde lo majestuoso hasta lo bizarro **.

Lürpak

La mantequilla que siempre te hace creer que no ganas lo suficiente, también tiene unos spots increíbles: locución impecable, música, fotografía impresionante y un eslogan perfecto.

Nutella

Brief:

Que sólo se vea gente consumiendo.

Que la locución únicamente hable de productos con los que combinen.

Desayuno.

Y que esté chingón.

Snickers

Estuvo en Cannes, no sé si ganó o perdió.

Es un gran concepto con una ejecución muy bien lograda.

Y con Machete y con Steve Buscemi.

Burger King

De la guerra frontal con McDonald's, este épico trolleo.

Calladón de hocico, broder.

Pizza-La

Súper, súper divertido y pegajoso. Me parece chingonsísimo cómo está personificado cada ingrediente. Encuentren al pequeño Hitler.

Jorge "Yuca" Ávila

Instagram: @yucaavila

Twitter: @yucaavila

*Originalmente una frase de Celia. N. del A.

**Según connotación inglesa. No salten. N. de la E.

 

 

2 junio, 2016 - No Comments!

Se parece tanto al amor | Mendigando por un clic

Una de las maravillas del Internet es que tienes acceso a lo que sea.

Dije "lo que sea".

Así como puedes darte cuenta de que todo, efectivamente, ya está hecho, en Internet también encontrarás mucho material que te servirá de respaldo en futuras discusiones, etílicas o bajo el influjo del sopor que una deliciosa comida de la abuela le da a la sobremesa. Entre galaxias y galaxias de textos, estudios, contenidos, reportajes, artículos y, en general, lo que sea, se tiene que encontrar una manera de llamar tu atención para que leas, adoptes y compartas escritos de 200 palabras o menos, en los que se intenta explicar el mundo.

Esta actitud se entiende, ¿cierto? Así que los responsables buscan diferentes tipos de estrategias —algunas más honorables que otras—: se invierte en una pauta publicitaria para llegar a personas que ni saben que existe el perfil creador del texto o video; se contacta a una celebridad o un influencer (ñáñaras) para que le dé eco a tu contenido; lo compartes ad nauseam, hasta que por fin pegue en algún foro más intolerante que los rooms de Reddit o 4chan.

Y otros, los orcos de los contenidos, aplican el famosísimo clickbait: le dan un título ambiguo, pero llamativo, con el que se puede asegurar o no que lo que estás por leer te ofrece la prueba irrefutable de la existencia del Chupacabras. La Estrategia Maussan, le dirán otros. Los periodistas serios —los que sí investigan y confirman referencias antes de compartir que Margarito murió— odian este artilugio.

De un tiempo acá he visto una galería interesante, que raya poquito en lo patético:

Captura de pantalla 2016-05-31 a las 12.27.06 p.m.

Sólo porque leíste Harry Potter no te conviertes en personaje de ficción. Aplica igual si te crees La Maga de Rayuela.

 

500 days of Summer

Y seguro tendrá el mismo destino que este romance.

 

De Eslamoda.com

Amor es desperdiciar papel en mensajitos desechables.

 

¿Cuántos más, Summer? ¿CUÁNTOS MÁS?

 

¿Por qué todos los campos de golf deben tener un estanque con cocodrilos?

 

¿Sutileza? No conozco ese Pókemon.

 

Oso mil si tu esposo lo comparte en su muro, así, de pronto.

 

El acoso vende. El sexo qué.

 

Este es el nivel más bajo de la creación de contenidos, porque además de jugarse con el morbo —que es sagrado— se hace con los sentimientos, que son más molestos de hurgar cuando te paseas por Facebook, bajo la bandera de "ser constructivo". No.  Ser constructivo tendría que ser un trabajo basado en las reflexiones, no en un montón de listas a la Buzzfeed que sólo sirven para señalar al otro como el culpable de nuestra propia miseria, y no a un mal ajuste de percepción de la vida.

Es lo malo de las redes sociales: las puedes configurar a tu modo, así que si no tienes ganas de tener diálogo con alguien que piense diferente a ti, los bloqueas, borras, dejas de seguir o, simplemente los ignoras. Del mismo modo inundas tus comentarios con citas de otros textos hechos para que, precisamente, cites aunque no tengan fundamento científico, pruebas de lo que se menciona o, NI SIQUIERA, buena ortografía. De ahí luego surgen los que se basan solamente en Pictoline, Cultura Colectiva, Pijama Surf, Bored Panda, Sopitas u otros sitios en apariencia inofensivos que —en serio, háganme caso— sólo esperan ganar un montón de clics y ya.

¿Por qué escribir un texto que sí valga la pena compartir? Porque implicaría hacer investigación más allá de la primera página de resultados de Google, encender al menos el spell check de tu procesador de textos, pedirle a alguien más que te ayude a editarlo e incluir referencias y, no manches, ¿quién tiempo para eso? ¡El engagement es dinero, gente!

Luego nos damos cuenta de que la mitad de lo que compartimos no es cierto, y no porque tu prima no se dé cuenta de que le cree a El Deforma, sino porque Pictoline sobresimplifica los estudios que convierte en gráfica o plagia obra de otros diseñadores sin otorgarles crédito o compensación.

O porque nos hacen pensar esto, que resulta no ser cierto si se lee con detenimiento el estudio, rompiendo nuestro corazón en mil pedazos:

La mala resolución de la foto es de origen. Lo juro.

 

Estamos escribiendo mucho en Internet. Tanto, que es más sencillo sólo leer lo que está a la mano, en su mayoría hecho para justificar una inversión de miles de dólares o, eventualmente, ser el jefe de GIFS de gatitos. Si no le exigimos a los creadores de contenido un poquito de decencia, calidad y esfuerzo, entonces que no nos sorprenda que nuestros muros y feeds se vayan pudriendo poco a poco, junto a nuestra profesión.

Tú sabes quién eres.

 

Abril Ambriz Posas

Tumblr: ladyprovolone.tumblr.com

Twitter: @ladyprovlone