All Posts in Medalaganismo

19 Abril, 2017 - No Comments!

Columnam | Después del borde

Empiezo a escribir esta nota sin tener ninguna idea de cómo terminará ni cuáles conclusiones sacaré. Pero sí sé el porqué de ella. Esta nota debió haber salido el miércoles de la semana pasada. Eso ya no es vivir al límite, es vivir después del borde.

Así somos los mexicanos, creo. La cultura de prevención nada más no se nos da. Don Luego es nuestro compadre. Tan así, que ahora que debo llevar una semana de anticipación en el contenido que hago para redes sociales, siento una desubicación temporal muy cañona.

La semana pasada fue de las más horribles de mi vida porque tuvieron que hospitalizar a mi mamá; y no fue horrible porque estuviera grave, si no porque desgraciadamente tuvo que ser en el IMSS, y de pilón el más viejo y feo de todos. En donde no sé qué espera el personal para hacer su chamba. Estaba en URGENCIAS, donde todo debería ser rápido. Era viernes y querían esperar hasta el lunes para hacerle los estudios que necesitaba.

No se dan cuenta que si previnieran, ahorrarían esfuerzos, medicinas y recursos en general. No nos damos cuenta como sociedad que, si no consumiéramos Coca-Cola y papitas desde niños no habría tanta diabetes, que si ahorráramos desde jóvenes viviríamos desahogadamente de viejos. O que si pagáramos a tiempo nuestras deudas, en vez de endeudarnos más, no tendríamos que pagar intereses altos.

Y la semana anterior a esa, fue de las más hermosas de mi vida. Estaba de vacaciones en Costa Rica, pero me topé con el mismo problema. Todos los guías se quejaban de la lentitud de los mexicanos. Si la cita era a las 7, llegábamos 7:15. Agotamos todo el tiempo que tenemos, hasta el último segundo y un poquito más para tomarnos la selfie perfecta con el chango atrás. Al final nunca pasa nada, siempre nos esperan. ¿O qué?

 

Etiqueta a tu mejor amigo en esta foto.

Somos creativos y encontramos soluciones de última hora, como yo por ejemplo, que encontré un nombre para ponerle a mi nota. O como que si se te va el avión pues compras otro boleto y disfrutas un ratito más tu vacación. Aprendemos a vivir con la diabetes, compramos la medicina para la hipertensión. Y pues ya si se murió alguien era porque ya le tocaba.

Pero, ¿sí está bien así? Vivir el momento lo más que se pueda sin pensar en el después. ¿O estaría mejor llevar todo planeado y sin salirse de la línea?

¿O en realidad da igual?

Aída, esperando que respondan su pregunta.

 

Aída Morales

Instagram: momidaar

Pinterest: momidaar

24 Junio, 2015 - No Comments!

Columnam | Los Errosres

¡Ahhh! Los errores: siempre tan presentes en lo cotidiano y tan horribles que son… lo bueno es que siempre se aprende de ellos (sí, cómo no).

Hay errores por olvido, errores por descuido, errores de dedo, errores de registro, errores míos, errores tuyos, hay horrores, errores que matan y muchos otros errores.

Tal vez si tuviera todo el dinero del mundo podría darme el lujo de cometerlos todos y repararlos así: con paquitas de billetes. Pero como no los tengo… *llora*

tumblr_n9aalm62vm1qf6rvbo1_1280

Mientras era estudiante era muy fácil solucionarlo todo; hasta el Sharpie negro podía cubrir esas imperfecciones causadas por la falta de experiencia. Pero todo avanza y cuando la producción de un cliente depende de ti es muy horrible equivocarte; se rompe el corazón en trocitos. Además, hay que enmendar los daños y el Sharpie ya no sirve más que para escribirte un gran “L” de loser en la frente *vuelve a llorar*

tumblr_n9aalm62vm1qf6rvbo1_1280

Me ha pasado, amigos, y varias veces. Así que me di a la tarea de buscar una receta mágica para reducir el riesgo de cometer errores. Pero como no la encontré, tomé una cucharada de mi propio chocolate e hice la mía.

Se las comparto a continuación:

1.- Hay que ser conscientes de que cometer errores es de humanos, y ¿qué somos?

*espera respuesta al estilo Dora La Exploradora*

Pero no por eso hay que justificarnos todo el tiempo. Hay que aceptar que los cometimos, pedir disculpas, y, sobre todo, analizar cuál fue la causa. Porque sabiendo cuál fue, es más fácil dejar de cometerla.

2.- Concentrarnos.

Si sabemos que estamos haciendo un proyecto importante, hay que centrar nuestra atención en éso y sólo en éso. Podemos hacer pausas, porque siempre hay otras cosas que hacer. Pero una vez que se retoma ese trabajo hay que recapitular un poco para saber en dónde nos quedamos (muuuy Joel).

3.- Hoy en día hay demasiados distracciones.

Mi mayor amigo-enemigo es Facebook y todos los chats habidos y por haber. Por eso a veces es preciso cerrar o silenciar todas esas ventanas a la perdición. Recuerda que tú eres más fuerte que todas esas cosas del demonio y que no los necesitas para vivir.

4.- Hidrátate.

Si tu cerebro tiene agüita piensa mejor y estarás más despierto. Sólo ten cuidado de no derramar tu bebida sobre tu teclado o ese trabajo manual que llevas varias horas realizando. Y si eres un desmadre, pues cómprate un vasito entrenador o algo anti derrames (looking at you, Yuca)1 🙂

5.- Guarda, siempre guarda…

Pero fíjate muy bien que no estés reescribiendo sobre un archivo que sí necesitabas.

6.- Hay que ser ordenados*.

Sé que hay gente que dice que entre su desorden encuentra su orden, pero ¡no les creo nada! Tener ordenado el espacio de trabajo ayuda a encontrar todo más fácil. Es bueno tirar las cosas que sabemos que ya no nos sirven, así evitamos confusiones. También para esto es bueno tener un buen sistema de nomenclatura para los archivos.

 *Aplica en espacio físico y digital.

7.- Revisa, revisa y revisa.

Ya que lo hiciste tú, dile a alguien de confianza que si porfis te lo revisa. Cuando llevamos un rato trabajando en lo mismo, nuestros ojos se acostumbran a verlo, así que es muy fácil que se nos vayan pequeños errorcirijillos o algunos que son tan obvios que se camufla. Si alguien externo lo checa, va a ser más fácil que los detecte.

8.- Por último, respira profundo y calcula el tiempo que necesitas.

La prisa está en mi top 5 de Factores Que Me Hacen Cometer Errores2 (veeeen, no era mi culpa, era de la P prisa). Aun si te queden cinco minutos para entregar, tómalo con calma, rápido, pero con calma.

Algo muy importante, amigos, es no clavarnos en los errores que cometimos. Hay días buenos y días malos, así que hay que ver para adelante y, además de remendar los errores, hay que hacer las cosas cada vez mejor para no quedarnos ‑y que los demás no se queden- con la mala espina que los daños ocasionaron.

Intentemos no tropezar de nuevo, y menos con la misma piedra.

Saludos cordiales.

Aída Morales

Instagram: @momidaar

Pinterest: momidaar

1 N. de la E.

2 Próxima lista para Buzzfeed. O no.

13 Mayo, 2015 - No Comments!

Columnam | El Rey del Medalaganismo, Francisco Morales Arriaga