All Posts in Juego

10 enero, 2018 - No Comments!

Anuma | Wave of mutilation

Desde que empecé a aceptar mi vida de adultez, hago malabares entre el trabajo, mi pareja, pasear a nuestros perros, hacer yoga, comer saludable, ver a la familia, salir con los amigos, y ahhh… mi gran pasión (además de diseñar): la música.  

Empecé a aprender a tocar la guitarra a los 16 años, y digo que empecé a aprender porque aún me siento muy básica en cuanto a mi conocimiento musical. Mi hermano tenía una guitarra acústica viejita y rota, la agarraba en su ausencia para tratar de tocar las canciones más emo que escuchaba en ese momento. Un vecino me enseñó lo básico; él siempre salía en la noche a tocar canciones de los Pixies y Nirvana afuera del kinder que estaba frente a nuestra casa. Gracias a él, aprendí algunas de ésas. Después, un amigo de la secundaria me enseñó más sobre teoría, mientras yo trataba de sacar canciones con tablaturas de Internet.

Ya que medio podía sacar algunos acordes, empecé a tocar con unas amigas; nos llamábamos Lavamatic. Después, toqué casi 8 años con una banda que se llamó Hey Chica!, y ahora estoy en dos proyectos, aún sin nombre. No crean que mi intención es escribir mi autobiografía musical, en realidad de lo que quiero hablar es de lo complicado que es para mí tener una pasión como ésta.

Lo complicado viene cuando quiero aprender nuevas técnicas, encerrarme a componer canciones o ensayar sin importar qué tan noche acabe, porque entonces tendría que agregarle varias horas al día para poder hacerlo. Tener una banda es un trabajo. Lo más importante para mí de éste es hacer canciones que nos gusten, pero si no queremos que los 4 integrantes seamos los únicos que escuchamos lo que hacemos, se tiene que pensar en distribución, redes sociales, diseño, fotos, mercancía y obviamente en salir a tocar. Gracias a lo poco (muy poco) que he experimentado de salir “de tour”, me parece que es lo más cansado del mundo. Tocar de jueves a domingo, y regresar el lunes a trabajar se siente como si hubieras ido crudo al gimnasio y te pusieran la rutina de algún atleta profesional.

En algún momento envidié muchísimo a los que viven de la música, pero sé lo difícil que es, y prefiero seguir en este equilibrio entre vivir del diseño y tocar. He llegado a pensar, “al diablo, ya mejor ahí muere”. Pero luego escucho canciones que me ponen la piel chinita, se me llena el corazón de emoción, me hacen mover los pies bajo el escritorio y recuerdo lo mucho que disfruto tocar, y luego ensayamos y me divierto como si tuviera 17 otra vez, y me digo a mí misma: por supuesto que no lo voy a abandonar.

Y es que no puede ser sólo un hobbie; no quiero que sea un hobbie. No quiero sentirme mediocre en la música. Tampoco quiero convertirme en ese cliché de película gringa, donde los señores tienen su bandita de covers y se juntan en un garage para jammear, tomar cerveza y olvidarse de sus deberes como padres de familia. O tal vez ya me estoy convirtiendo en ese cliché. Pero sólo quisiera seguir haciendo música, poder darme el tiempo para mejorar en mi instrumento, meterme al estudio a grabar con cada banda, y por supuesto salir a tocar, aunque sea los fines de semana. Sin prisas, sin presiones, sin contratos, sólo hacer lo que nos gusta, pero hacerlo bien. Y al mismo tiempo, poder seguir con mis deberes de adulto, ¿sí se puede verdad?

Díganme que sí se puede, por favor.

Jeka

Instagram: @jekaspita

27 diciembre, 2017 - No Comments!

Al Cien | De la tele al Internet

En el 2017 me casé con Rayas, nos regalaron una televisión de 52” y vivió por semanas en nuestra sala sin ningún sentido, pues me negaba rotundamente a contratar un servicio de cable donde no fuera proporcional la cantidad que pagas con el número de canales que te dan, un contrato justo que obviamente NO EXISTE.

Compartir en nuestra sala es mi actividad favorita, y hacerme la vida menos complicada también. Compré todos mis muebles por Internet, al igual que cada cosa que compro desde entonces, —desde regalos, hasta un rastrillo (Amazon Prime me cambió la vida)— y entonces emprendí la búsqueda hacia una solución a nuestra falta de contenido para estrenar nuestra espectacular y curva pantalla, que rebasa mis habilidades tecnológicas.

¿Por qué si comprar en Internet es la solución más fácil, ver la tele en Internet no se me había ocurrido antes? A partir de ese momento encontré en YouTube la respuesta. Por eso, comparto a todos mis amigos, que aún no han migrado de la programación de cable a la de YouTube, mis mejores recomendaciones para iniciar esta bella aventura a la que llamo Evolución Televisiva Para Dejar De Ver Novelas, Entre Otras Pendejadas.

CANALES

Luisito Comunica

Llegué a Luisito Comunica hace años por los Reyes del After Party (si no lo han visto, se están perdiendo del mejor video de comedia involuntaria que existe), pero jamás me imaginé que su contenido mejoraría tanto hasta llegar a los más de 10 millones de suscriptores. Ahora veo a Luisito como mi compa, siento que viajo con él, su contenido me entretiene y su edición bien hecha le suma tanto que le pongo un 10.

 

Ya Te La Zares

No me juzguen. Cada vez México está más de la chingada y leer las noticias es más deprimente que informativo. Zares sube dos videos semanales explicando las noticias relevantes de actualidad, con mucho humor —y un poco de machismo, pero ¯\_()_/¯—

 

Munchies

Munchies es un canal adjunto de Vice. Como su nombre lo dice, los monchos más cabrones están aquí. Mi sección favorita es la de Fuck, That’s Delicious, de Action Bronson, y desde entonces es mi superhéroe, persona favorita, compa imaginario y hasta amor platónico. (También busquen Chef’s Night Out)

 

Echar las chelas —o su vicio favorito— en el mood ideal es posible con las mejores sesiones de música en:

Tiny Desk

https://www.youtube.com/user/nprmusic

Colors

https://www.youtube.com/channel/UC2Qw1dzXDBAZPwS7zm37g8g

Jam In The Van

https://www.youtube.com/user/JamintheVan

Jon Sudano

Abran el siguiente link, déjense sorprender y suelten la carcajada:

https://www.youtube.com/channel/UCYmBRsXr995owHHryHYPzFQ

Deportología

No soy la más fan de los deportes, pero de la combinación de lo peor del deporte con lo mejor de la comedia sí, ft. Richie O’Farrill, Diego Zanassi y Alex Fernandez (mi favorito).

https://www.youtube.com/channel/UCJGsF3SwYhx_GnEjBC3DGrg

Drugs Lab

Quizá sonará extraño, pero este canal educacional Holandés sobre drogas es súper interesante y me recuerda que siempre es bueno saber un poquito más de lo que desconocemos.

https://www.youtube.com/channel/UCvRQKXtIGcK1yEnQ4Te8hWQ

-Tarea personal para el 2018-

(Pueden empezar a verlo conmigo)

Great Big Story

https://www.youtube.com/channel/UCajXeitgFL-rb5-gXI-aG8Q

VIDEO CLIPS

OK Go me voló la cabeza este año. Había visto uno que otro video de ellos antes pero nunca todos juntos en una sola sentada. Al siguiente día llegué con mejores ideas a la oficina y más ganas de mover mis manos para hacer cosas chidas. Véanlos todos, en especial el de este año.

OK Go - Obsessions

https://www.youtube.com/watch?v=LgmxMuW6Fsc

Behind the scenes

https://www.youtube.com/watch?v=NLbFN2iLw2I

¿Habían visto antes un video ruso en reversa? Háganlo ya.

Leningrad - Kolschik o Ленинград | Leningrad

https://www.youtube.com/watch?v=ktiONWfSL48&feature=share

Jay Z - Moon Light

https://www.youtube.com/watch?v=FCSh48OlvMo

Little Jesus - TQM

https://www.youtube.com/watch?v=uqrTfgA_ATw

American Epic - Sessions: Alabama Shakes por PBS

https://www.youtube.com/watch?v=JFHbfApw9kk

Así que amigos, este Año Nuevo, les deseo amor y paz, pero sobre todo, un año libre de transmisión de cable, pero abundante Internet.

 

Aline Flores Nonaka

Instagram: @alinenonaka

Twitter: @alinenonaka

20 diciembre, 2017 - No Comments!

Especialidad, brother | Posada YuJo!

Por lo general, las posadas de oficina se envuelven en un amor fraternal donde el espíritu navideño se hace patente en cada gesto y abrazo entre las distintas áreas, y las cumbias animan a las personas a dejar sus roles cobijados por unos tragos encima.

Sin embargo, para mí y los colaboradores de YuJo!® e invitados, este evento se traduce en: vejaciones a un ex alumno, caldos de camarón escupidos directamente al rostro del mesero, gritos metaleros, ajerar al franelero en turno, daños a propiedad ajena, ataques de pánico y crudas de campeonato.

Por fortuna este año fue la excepción, y se canalizaron nuestras energías destructivas en diferentes actividades que hicieron la delicia de todos. Aquí un pequeño recuento.

 

Parte I - Hablando con Dios

La primera parada fue Volta Racing, donde se puede ser un cafre al volante con pocas consecuencias. ¿Por qué pocas? En un minuto conoceremos la respuesta. El equipo se dividió en dos para crear rondas clasificatorias para la gran final, la cual se conformó por: Yuca, Joel, Elías (nuevo integrante del equipo), Andrea y Taco.

El legendario Ayrton Senna decía que en la curva del circuito Spa-Francorchamps hablaba con dios. Andrea, queriendo emular a los grandes, quiso entablar dicha conversación, pero terminó estrellando su vehículo contra el muro de contención. Bandera negra, collarín 15 días y ganó Joel…

Sorpresa, sorpresa

Cabe mencionar que Jeka, cual doña de Providencia, respetaba los límites de velocidad y saludaba cada vez que podía al público, pero sin usar su celular.

 

Parte II - Mi Cecina es Mejor que la Tuya

La famosa cecina de Yecapixtla está en Guadalajara. El lugar es mi Chula Linda y la ubicación no la recuerdo realmente, pero vale la pena la vuelta. Para mayores informes, favor de dirigirse con Andrea.

 

Parte III - Vietcong-GDL Connection

Quizá el punto central de la posada era dar rienda suelta a nuestros instintos destructivos, y aunque no hubo alcohol de por medio, existen otras formas de sublimarlos: dispararle al jefe, resolver ese beef pendiente con algún compañero o simplemente sentirse como en alguna película bélica. En mi experiencia, al principio las balas de pintura corrieron cerca de mi oído, luego se estrellaron en la careta (donde no duelen), para finalmente destruirse cual kamikaze en el cuerpo —como decía Forrest Gump—: parecía que algo te mordía.

Girl power, el único power que cuenta

 

Mención honorífica a Davis que masacró a todo aquel que se ponía en su camino —hasta al compa que fungía como referee del juego—, y Joel, que no dudó en dispararle a Yuca a un metro de distancia. Como dije anteriormente: resolviendo los beefs.

 

Parte IV - “Si Nos Rendimos Ahora, Nunca Sabremos por Cuánto Íbamos a Perder”

Cuando recién llegué a esta ciudad hace 21 años, fui invitado a un cumpleaños en el Bolerama Tapatío; fue un desastre. Turno tras turno, mi bola terminaba en la canaleta. 21 años después, las cosas no han cambiado; ahora, por lo menos, puedo tomar cerveza. Aquí definitivamente volvió a ganar Joel. El tiempo apremiaba, por lo que solamente tuvimos oportunidad de jugar una línea.

Si no te dieron zapatos feos, no fuiste al boliche

 

Parte V - Los Trapiches al Sol

Si se es aficionado a la cerveza, la Cervecería de Colima ofrece varias opciones interesantes. Además, la promesa culinaria termina por crear un gran-muy-buen lugar. El cansancio comenzaba a hacer estragos, mientras los platos, bebida y buena plática continuaban. Aquí se cerró con imitaciones del Tuca (¡cállese, carajo!)

Esta fue la verdadera charla con dios

Parte VI - Tú y Yo a la Fiesta…

Haciendo acopio de fuerzas, arrastré mis cansados huesos a Galaxy, donde de alguna forma pueden convivir Donna Summer, Los Ramones y mi tos. Un par de tragos después, no sé cómo, me di cuenta que era de los últimos en abandonar el lugar. Emprendí el camino a casa con una sonrisa y buenos recuerdos.

¿Necesitamos en YuJo! alcohol para divertirnos? Definitivamente. Y aunque esta haya sido la posada menos borracha en el tiempo que llevo laborando en esta empresa, se hizo patente que en YuJo! no sólo trabajamos duro, pero se echa fiesta igual de intenso.

Simpsons Team

 

Gustavo Ramírez

Envío de invitaciones a posadas: gustavo@yujo.com.mx

 

 

24 noviembre, 2017 - No Comments!

Instantáneas | Enduro en Dockers™

Me gustan los Dockers™. Todas las personas que me conocen lo saben.  Pero también me gustan las motos y ni las personas que mejor me conocen lo sabían hasta hace poco.    

Me gusta usar khakis y fajarme la camisa porque así me vestía mi mamá y de niño aprendí que vestir así era buena idea. Me gustan las motos, pero a diferencia de los pantalones casuales, nunca busqué una porque de niño aprendí que eran peligrosas.   

Hoy sigo pensando que los Dockers™ son cómodos y que las motos son peligrosas, pero hace tiempo decidí que aunque a Yuca no le gustaran, usaría kakhis y que aunque a mi mamá no le gustaran, compraría una moto. Si antes mi felicidad al usar kakhis era superlativa, ahora que además ando en moto, me siento más pleno que nunca.

¿Cómo se ve un tipo que siempre está fajado arriba de una moto ruidosa hecha para volar? Raro.  

Las primeras personas a las que les conté que había ido a una pista de motocross me veían extrañadas. Pero empecé a hacer esto cada vez con mayor frecuencia hasta que me volví un motociclista en toda la extensión de la palabra: las botas, las rodilleras, las coderas, el traje, los guantes, el casco, los googles, las caídas, las lesiones y la obsesión por subirme a la moto para acelerar otra vez.

Y así es como sucede la magia de la transformación.  Las primeras veces que compartí fotografías o videos de mis fines de semana en moto, las personas a mi alrededor se confundían. Supongo que consideraban el motocross como la cosa más salvaje del mundo. Supongo que les costaba relacionar a la persona que ya era y que siempre habían conocido, con la persona que también siempre he sido pero que apenas desarrollaba esta nueva faceta.

Al principio me irritaba que a mi familia, a mis amigos y a mis compañeros de trabajo les costara trabajo imaginarme saltando sobre una moto, atascado a la mitad de un cerro o tomando felizmente los golpes que vienen incluidos en este deporte. Pero después entendí que la duda es natural cuando una persona o una organización te muestra una cara desconocida —sobre todo cuando se trata de una que parecía improbable.  

Conforme afirmé que andar en moto era algo que me gustaba, que podía aprender a hacer cada vez mejor y que no planeaba dejar de hacer ya nunca más, me sentí más cómodo con este nuevo ingrediente que compone quién soy. Y una vez que la transformación estuvo terminada —cuando ya todos a mi alrededor asumieron que sí usaba Dockers™, pero también hacía motocross— entonces me sentí más completo.   

Creo firmemente que tanto las personas como las organizaciones debemos preguntarnos quiénes somos y que la respuesta nunca está terminada. Creo que para encontrar nuestra razón de ser y trabajar para honrarla, es nuestra responsabilidad buscar en el fondo del corazón lo qué nos emociona, como personas y como equipos de trabajo. Algunas veces no será lo más común, otras veces no será lo más cómodo, puede resultar algo que nadie hubiera previsto, pero siempre será lo más útil para encontrar propósito y vivir una vida tan significativa como feliz.

No me imagino el resto de mi vida como publicista en el sentido tradicional de la palabra, tampoco veo a YuJo! en el futuro como una agencia publicitaria con la vocación tradicional de la industria. En cada Camp YuJo! nos acercamos un poco más a la forma que queremos adoptar y el propósito que queremos perseguir. Y aunque como organización nos estamos acercando a los primeros 10 años de vida y todavía no tenemos un único camino definido, estoy seguro de que la mejor forma de encontrarlo es reconocer cuáles son nuestros intereses más profundos, qué quisiéramos hacer a continuación y qué necesitamos aprender para lograrlo. Si después de mucho pensarlo, encontramos que son tamales y nos ven raro, no pasa nada.

Que la búsqueda de la mejor versión de nosotros mismos y de nuestras organizaciones continúe siempre.

¡BRAAAAP!

 

Joel Gutiérrez

 

Twitter: @thewowisnow

Instagram: thewowisnow

17 noviembre, 2017 - No Comments!

Eso no se dice | Truco inútil 01

¿De qué voy a escribir en el blog? No quiero ser cursi, tampoco quiero aventarme un rollo motivacional, porque a estas alturas ni yo me la creo. No me quiero arrepentir en un futuro y que mis palabras se queden en internet forever. Algún talento debo tener.. ¡piensa, piensa!

¡Ah, wey! Sé cómo hacer que la gente vuele.

NECESITAS:

 

PASOS:

 

1. Sentar a la víctima.

2 .Las 4 personas deben pararse a un lado de cada pata de la silla.

3. Las 4 personas deben poner las manos de ‘pistolita’. Más o menos achí:4. Las personas que estén en el respaldo deben meter la pistolita (eeeeh, cochino) por debajo de las axilas. Las otras dos personas deben hacer lo mismo por debajo de las rodillas. Los cuatro al mismo tiempo.

5. Intenten levantarlo.

 

Ese sólo era el cáliz.

¡Es hora de la magia!

 

Disclaimer: Es muuuuy importante que los siguientes pasos se hagan en completo silencio, nadie puede hablar, ni reírse, ni un ruidito).

 

6. No hagas ruido, wey. Sin que las palmas se toquen, la persona 1 debe poner su mano derecha boca abajo sobre la cabeza de la víctima (sin tocarlo).

7. Enseguida la persona 2 (que está a la derecha) hará lo mismo y así consecutivamente. Cuando todas las manos derechas estén colocadas, persona 1 pondrá la izquierda y todos harán lo mismo hasta tener algo así:

8. EN SILENCIO quiten las manos, uno por uno, empezando por la que quedó hasta arriba (persona 4).

9. Inmediatamente, y sin hacer ningún ruido, repetir el paso 4 (el de las pistolitas).

10.

 

 

De nada, amigos.

 

Jaz Talamantes

 

Instagram: @jaztalamantes

8 noviembre, 2017 - No Comments!

Bitácora espacial | 001

Día 365 de la misión.

Despierto del hipersueño.

Como si no hubiera pasado un año, me levanto de la cápsula, me pongo una bata y pantuflas, camino hacia el tocadiscos y dejo sonar "Send me on my way" de Rusted Root.

Recuerdo las miles de veces que desperté en lugares desconocidos, casas de amigos o de no tan amigos, mientras preparo un chocolate caliente y hot-cakes, el primer antojo después de tanto tiempo dormido.

Estoy adolorido, como en la cruda después de una gran fiesta, no de esas que son de cigarro y canciones de José José en las que siempre grito “¡Eso me dijo la carbona!” con cada frase. Sólo puedo recordar cada fiesta en la que hice eso. 
Pero regreso a la nave del olvido. Tomo un tazón, rompo dos huevos, los sirvo en el tazón, los revuelvo con descuido en la batidora porque pues qué hueva, les sirvo la harina directamente, no importa qué medidas sean, son hot-cakes, ¿qué puede salir mal? Revuelvo, revuelvo, revuelvo, revuelvo, sirvo la mezcla de jotqueiks en el sartén en círculos casi perfectos, hasta yo me sorprendí de lo bien que me salieron, no puedo dejar de verlos, creo que estoy enamorado y, justo cuando empiezan a burbujear, hago el viaje de regreso y los volteo. Ni muy quemados ni muy crudos, la cocción perfecta para mi gusto, los pongo en mi plato haciendo una torre de tres pisos, y los baño con pinche miel espacial.

D-E-L-I, bebiendo el chocolate me siento en la proa y veo al espacio.

"Una inquietud persigue mi alma..."

Reviso mi reloj para ver qué hora es en donde estás. Me entero que es de noche y que probablemente nos estamos viendo uno al otro *emoji de corazón con estrellas*. Corro a revisar el radiotransmisor para ver si puedo conseguir alguna señal de la antena que instalé en tu casa, pero sólo hay ruido blanco. Doy un trago del chocolate y suspiro: el mundo no para y yo estoy aquí varado. Un plano cenital deja ver que estoy en la nada, mi casa y mi hogar, la nada, rodeado de canciones y de estrellas, rodeado de la nada.

Desde la ventana puedo ver tu estrella, y la verdad no importa, sé que en el planeta que sigue también ahí vas a estar.
 Me he convertido en el mismísimo Fantasma del Espacio.

Voy al centro de control y continúo con el trayecto marcado. Tengo que visitar otros planetas y encontrar lo que hemos estado buscando este tiempo. No puedo decir mucho de eso, pero es algo que cambiará todo, por completo.

"Una inquietud persigue mi alma..." Lanzo mis hot-cakes al espacio.

Oh, no.

En verdad tenía hambre.

 

Continuará...

 

Jacob Suedan aka Mauricio Pediña

IG: @jacobsuedan

FB: Mauricio Pediña

7 junio, 2017 - No Comments!

Mirador | Mal juego, buena jugada

Estamos a quince segundos de que termine el partido. Jugamos de visitantes ante Arizona Cardinals de Guadalajara; nosotros representamos a los Cardenales de Zapopan. El parecido de los nombres sugiere la historia de estos dos equipos: un día, los fundadores lideraban a los Cardinals, pero algo sucedió; nació Cardenales y ahora son rivales a muerte.

Vamos ganando, el partido está 45 – 38 y nuestro rendimiento cae en picada. Más tarde, el papá de Dávila, nuestro quarterback, me dirá que es porque somos nueve jugadores y el tochito es un deporte de intensidad en el que siempre hay siete en el campo. No hay condición que alcance.

Yo no he dado un gran partido, y aunque he presionado al quarterback, no le he podido quitar ni una bandera y me he resbalado en varias de mis aproximaciones. Según Nano, un receptor de mi equipo, no ha logrado lanzar cómodo.

La ofensiva de Cardinals tiene el balón en la yarda diez y el tiempo está corriendo. Su pasador grita para que le centren el balón. Él está a cinco yardas de su centro y yo a diez de él. Arranqué. A estas alturas ya se había escapado muchas veces y también nos había puesto a sufrir con las escapadas de su corredor. Entonces penetré. Algo a lo que aún no me acostumbro es a hacer mi máximo acercamiento sin entregarme, casi por inercia corro a quitarle la bandera, así que con un movimiento cualquier lanzador se quita mi marca.

Ahora hice mi máximo avance, el quarterback realizó un corte antinatural: es diestro y cortó a la izquierda, lo que además de incomodarlo para correr, complica más que se pare bien para pasar: sin duda una mala decisión. Después de su movimiento, me acerqué más y terminó la sequía, por fin quité una bandera, nuestra primer captura del juego. Después de muchas persecuciones lo logré.

Ochouno, su quarterback, se lamenta, es consciente de que el partido está por morir. “Buena, cabrón”, me dice entre frustrado y desesperado. Cuando termine el juego, Gori, otro de nuestros receptores, me dirá que lo salvé con la captura; yo sólo pensaré que quiso ser amable.

Ochouno, pidie tiempo fuera para tener una última oportunidad: quedan tres segundos en el reloj. La suerte está echada. Aprovechamos el tiempo para hidratarnos un poco, pero no muy poco, lo suficiente. Nos formamos a la defensiva como casi todo el juego: cover 3, la única diferencia es que Chino, nuestro corredor, ahora tiene marca personal con su corredor. “Vas con él” le grito, y señalo a su corredor, como para confirmar.

"¡En Down!" grita el pasador de Cardenals para pedir el centro, mientras la porra local pide a voces una anotación. La nuestra pide que los detangamos, al mismo volumen.

Unos drives atrás salté antes de tiempo y se marcó invasión defensiva, así que espero el movimiento del centro. Centra. Penetro de nuevo y enrrachado hago mi máximo avance, no me entrego; da un pase lateral a su corredor que estaba casi en la banda izquierda, yo sigo a Ochouno.

El tiempo se detuvo, yo tengo más y menos presión, el pasador no tiene el balón y eso es bueno para mí, pero ahora es un posible receptor y mis piernas no aguantan más. Su corredor recibió cinco yardas detrás de la línea de scrimmage, Chino está sólo a 4 yardas de él, los segundos se hicieron más y más lentos, el corredor está por tomar una desición.

Cardinals mandó un all go, todos salieron con trayectorias rectas y en la zona de anotación hicieron un scramble. Por fin, Diego, su corredor y ahora pasador, soltó el brazo, todos seguimos a nuestra marca, al ver a dónde se dirige el balón me detengo. Veo cómo el balón se mueve en cámara lenta, las tribunas siguen gritando, pero ya no escucho nada.

 

El balón va a la zona de anotación y tiene todas las miradas encima. Va tan lejos de todos, que nadie puede cambiar su ruta; es un pase recto como el aguijón de una avispa con mucho veneno. Nano está persiguiendo a su marca, también ve el balón y decide ir por él. Chango adelanta al receptor al que cubre; todos seguimos con la mirada la trayectoria del balón: va directo a él, lo tiene, intercepción, todo teminó, ganamos.

Los últimos quince segundos del partido duraron más que el resto del juego y, por el resultado, terminaron por ser más valiosos.

 

David Moreno Carmona

Twitter: @dmorenoc_

Instagram: @dmorenoc_

 

10 mayo, 2017 - Comentarios desactivados en Piña fresca | Siempre piensa en pizza

Piña fresca | Siempre piensa en pizza

Hace algunos años, muy oportunamente llegó un video a darme la solución a un problema con el que batallé durante mucho tiempo, y con el cual sigo enfrentándome, pero ahora siempre con un final feliz.

 

El famoso overthinking, con una incómoda inclinación hacia las cosas negativas. Y es que realmente eso estaba desplomando mi psique a un nivel que jamás me gustaría volver a experimentar. Perder la cordura y no saber si lo que piensas es real o se hace real porque lo piensas. Todo mal.

 

Lo intenté combatir tratando de llegar al origen de toda esa bola de nieve de pensamientos negativos, identificar el problema para entonces darle sentido a todo aquello que pensaba, y poder dormir en paz. Obviamente eso no funcionó. De hecho, conseguí todo lo contrario: lo único que logré fue pensar mucho más de lo mismo y finalmente perderme.

 

Y entonces la cineasta y productora de radio Bianca Giaever decidió darle vida a The Scared is scared. Catalogado como The web video of the year (2013) por USA TODAY, es una encantadora historia narrada por Asa Baker-Rouse (6 años). Comienza como un cuento imaginario de osos, ratones y galletas para concluir en el mejor consejo que he recibido y que, por azares del destino, vi en el momento adecuado para darme cuenta de lo sencilla que puede ser la vida si aplicas, en todo tipo de casos, la gran enseñanza que nos comparte ese gran humanito:

 

 

Por lo pronto yo sí pienso en pizza. Y en los paseos en bici. Y en aguachile. Y en pizza.

Andrea Odelap

22 marzo, 2017 - No Comments!

Somos buenas ondas | Crossfit vs Aguas abiertas

Poder tragar y beber todo lo que yo quiera, sin convertirme en una mole amorfa que tenga que caminar con andadera, y sin que tenga que aparecer en un programa de Discovery Channel:  ésa era hasta hace poco mi motivación para hacer un poco (muy poco) de ejercicio.

Con ese manifiesto, me inscribí a infinidad de gimnasios en los que pagaba anualidad y sólo iba cuando no me cerraban las camisas.  Intenté crossfit; las rutinas de los ejercicios me parecieron una fórmula de álgebra, el único nombre que me aprendí fue burpee y nunca sentí esa descarga absurda de testosterona que me convertiría en una obediente bestia que escala cuerdas y brinca sobre llantas que ya no son las propias.  

Creo que mi error estaba en hacer una cosa para lograr otra en donde los beneficios eran completamente distintos. Es decir: quería hacer ejercicio para no engordar más.  

Si la fórmula del bosón de Higgs se compartió al mundo en Comic Sans, no hay razón para que esta, absoluta y universal, deba tener otra tipografía. N. de la E.

En noviembre me invitaron a nadar tres kilómetros. Acepté sin estar listo, más por curiosidad que por convencimiento, y me sumé a una serie de entrenamientos bastante pesados.  Después de algunos meses de preparación, el 19 de marzo fue el gran día. 

Me divertí, me acompañó mi familia, logré terminar la carrera, quedé en lugar 11 de mi categoría y al final comí chicharrón de pescado como si no hubiera mañana.  

Puedo concluir que no sirve de nada llenarse actividades que te hacen infeliz, sólo para poder cumplir con otras. Por ejemplo: un trabajo que odias porque necesitas dinero, una carrera que no te gusta porque tiene futuro asegurado, o formar parte de un grupo de personas que no disfrutas porque quieres ser parte de algo.

Jorge "Yuca" Ávila

Twitter: @yucaavila

1 marzo, 2017 - No Comments!

Anuma | Winnie, the blind

Les quiero compartir la historia de Winnie, mi perrita dachshund, (o comúnmente llamada “salchicha”) de casi 9 años: es ciega, tiene un soplo en el corazón y osteoartritis. La razón por la que decidí escribir de esto es porque mucha gente, cuando le platico de su ceguera, su primera reacción es de mucha angustia. Un amigo casi llora la primera vez que se dio cuenta; otro me sugirió dormirla; otros más me preguntan si “tiene una vida normal”, así que quiero compartirles mi experiencia y que, si se encuentran alguna vez en una situación similar con su perro o tengan la oportunidad de adoptar a uno ciego, sepan que no es tan grave como parece.

 

Esta raza, así como los pug, bulldog y otras que se han modificado con el paso del tiempo, son de las que sufren de más problemas genéticos. El más común es el de su columna. Existen muchos casos de perros que tienen que usar una especie de silla de ruedas, operarlos, o vivir arrastrándose. Aún no sabemos con certeza cuál fue la causa de su ceguera, pero lo más probable, según varios veterinarios, es que sea una enfermedad genética.

 

Hace dos años comenzamos a darnos cuenta que se quedaba viendo a la nada, le hablábamos y volteaba a ver hacia otros lugares, se tropezaba. La llevamos al veterinario, le hicieron un par de pruebas y nos dijeron lo que sospechábamos: empezaba a perder la vista. Al principio sí fue difícil para mi novio y para mí, fue un cambio muy drástico el saber que ya no podía volver a vernos. Sin embargo, el veterinario que la atendió en ese momento fue muy amable en decirnos que podía vivir sin problema, con bastante calidad de vida, casi como cualquier otro perro. La diferencia es que ahora tenemos que cuidar más de ella y ser sus guías —ni de chiste podría salir sin correa a la calle, ni bajar o subir escaleras.

 

No sé si pase con todos los perros ciegos, pero Winnie tiene un mapa mental de la casa, y de cuántas escaleras tenemos que subir (vivimos en un tercer piso). No choca tanto dentro del departamento, y sabe bien cómo subirse y bajarse de las camas y sillones (aunque no debería hacerlo). Incluso ha encontrado comida que no tengo la menor idea de cómo logra sacar. Sé que es gracias a su olfato, aun así no deja de sorprenderme que abra mochilas, bolsas, cajas y alacenas para comerse algo. Ha desarrollado una gran habilidad para encontrar chicles tirados en el pasto y comérselos, cosa que tratamos de evitar, pero a veces es más astuta que nosotros y cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde.

 

¿Quién es una buena chica? ¡Winnie es una buena chica!

 

Hay personas, incluso médicos, que la conocen por primera vez, y me preguntan “¿de verdad no ve nada?”, porque camina y se mueve como cualquier otro perro. Al pasearla, tenemos que decirle “abajo” para bajar de la banqueta, “cuidado” si hay algún obstáculo, “arriba” si hay que subir escaleras, y lo hace sin problemas. Claro que hay veces que se tropieza, choca y se resbala, pero hasta el momento no ha sufrido ningún accidente ni lesión grave a consecuencia. Lo más difícil de los paseos es encontramos a perros sueltos, porque se acercan a Winnie y, ciega ella, de repente sólo siente la presencia de otro canino olfateándola y reacciona de forma agresiva. Lo que hacemos es alejarla rápidamente, o mejor cargarla para evitar una pelea.
Creo que a partir de su ceguera, he tenido que ser más paciente, con ella obviamente, y en general con muchas cosas más. No me imagino a las personas que prefieran dormir a un perro simplemente por no ver, o que los regalen. Así que, a todos aquellos que tengan perritos: disfrútenlos, quiéranlos, aprendan a identificar sus comportamientos, pues a veces detectar un cambio en ellos es vital para saber si sufren algún dolor o enfermedad. Y si le llega a pasar a sus mascotas, sepan que, mientras no sientan dolor, pueden disfrutar mucho de su vida.